A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

miércoles, 19 de marzo de 2014

El arte también se hizo un lugar ayer en la Plaza Altamira. Un grupo de creadores venezolanos se reunió para hacer una protesta creativa por los suceso violentos que vive el país.

El arte tomó la Plaza Altamira

Un grupo de creadores hizo una protesta creativa.

imageRotate
Carlos Salazar (Fotos Gabriela Pulido)
| 1 | 2 | 3 |
Contenido relacionado
DANIEL FERMÍN |  EL UNIVERSAL
miércoles 19 de marzo de 2014  
El arte también se hizo un lugar ayer en la Plaza Altamira. Un grupo de creadores venezolanos se reunió para hacer una protesta creativa por los suceso violentos que vive el país. Acciones, performances, pintura. Un circuito cultural alrededores de los militares, estudiantes, cristianos y/o vecinos que se apoderaron del sector.

Cristóbal Ochoa fue de los primeros que llegó a la zona. El artista desplegó un lienzo en el espacio que sirve de fuente para pintar una obra con los colores de la bandera nacional. La gente, de a poco, se acercó a ver cómo el autor realizaba el acto que congregó a todo el que pasaba o manifestaba cerca. Ya al propio Ochoa se le había visto desde el 12 de febrero en varios puntos de Caracas con pancartas a modo de protesta.

-Los artistas tenemos que ser los primeros que debemos estar en contra del gobierno. Ahora hay un especie de rechazo hacia líderes políticos, que repiten discursos, que aburren a la población, que no dan ni ofrecen propuestas nuevas. El artista puede incentivar a la gente a mantener el ánimo de seguir con las protestas.

Rolando Peña fue otro de los creadores que llegó a la plaza. El "Príncipe negro" dio vueltas por distintos puntos de la zona. Caminaba con un afiche de una bandera de Venezuela en negro, cubierta de velas con una rosa en el medio, que representa al luto que hay en estas fechas. La obra ya la había presentado en París en el año 82.

-Lo importante es hacer algo dada la situación tan dramática que vivimos los venezolanos. Una pelea de piedras contras tanquetas, una cosa grotesca. Este tipo de actividades te da ayuda a concientizar. No me hago la idea de que con esto vamos a tumbar al gobierno ni revolucionamos al mundo, pero es un aporte importante. Lo de las barricadas no está mal, pero las protestas pacíficas son mucho más contundentes. 

Érika Ordosgoitti también hizo un performance que convocó a unos cuántos curiosos. La creadora presentó la acción titulada ¿Paz a toda costa?, que iba dirigida a los militares que caminaban cerca del lugar. Ató una cuerda a dos extremos antes de ponérsela en el cuello. Delante de todos leyó un texto: "Ya todo el mundo sabe que ustedes matan y torturan gente, que son asesinos a sueldo (...). Lacrimógena contra cacerola (...). Y un guardia del pueblo me marca un número para hacer la cola para comprar el pollo (...). Prefiero que me mates tú a que me mate luego un malandro en la camionetica". 

-El artista tiene el deber de expresarse ante lo que pasa. Cuando no se expresa, su libertad termina siendo coartada. Tiene que dejar claro en la historia qué es lo que piensa. La persona que no se exprese es cómplice de lo que sucede. El artista puede cometer cualquier error menos la omisión. Lo hago para sanarme de tanta invasión, de tanto absurdo,. También para darles mi apoyo a los que se mantienen en pie de lucha, para levantarle la moral a la gente que pelea. 

Carlos Salazar jugó, a su lado, con el tema de la muerte. El artista se tapó la boca con una cinta adhesiva de modo que sólo le quedó afuera la lengua. Le pedía a la gente que pusiera a girar dos trompos que llevó. Él, con un banco de madera en una mano y un brazo apretado por una liga de goma, daba vueltas hasta que ambos juguetes dejaban de girar en el piso. Y así, una y otra vez.

-Resulta que el que nos debe proteger también nos mata. El arte funciona para que en nuestra psique se activen procesos ciertos que no son evidentes. No es que va a ser un punto central para que la gente cambie, pero sí puede ser un combustible que nos de fuerza.

Otros artistas, poco a poco, se sumaron al avanzar la tarde. Deborah Castillo, Luis Poleo, Carlos Silva, Anally Trejo, Jorge Koube y Antonieta Zerré presentaron sus acciones. Cada uno interpretó la realidad a su manera. El arte también es una forma de protesta.

dfermin@eluniversal.comn

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada