A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

domingo, 20 de septiembre de 2015

En política la caridad no suele ser una virtud sino la inhabilidad de hacer una planificación que supusiera, una vez puesta en marcha, la solución social equitativa que se necesita.

La odisea de los expatriados

Si ciertas pautas son admitidas, el fundamentalismo y el racismo serán abolidos con la convivencia

imageRotate
RAFAEL DEL NARANCO |  EL UNIVERSAL
sábado 19 de septiembre de 2015  08:33 AM
En política la caridad no suele ser una virtud sino la inhabilidad de hacer una planificación que supusiera, una vez puesta en marcha, la solución social equitativa que se necesita. 

Esa situación la enfrenta la Unión Europea con Alemania a la cabeza, al pretender ser una enternecida ONG sobre miles de expatriados a recuento de la precipitación y sentido de culpabilidad ante el desastre dejado en Libia, Siria e Irak, con la salida de sus pésimos gobernantes y la llegada de los grupos fundamentalistas que representan el fanático Estado Islámico. 

De aquél légamo han venido estos polvos, siendo el más espinoso la marabunta de emigrantes llegados de esas naciones donde ya no hay leyes constitucionales ni quien las imponga, y sí desolación, hambre, enfermedades y un aciago futuro. 

Europa debe seguir germinando en el humanismo de Thomas Mann y Goethe, y ahora en la égida de George Steiner y el filósofo Slavoj Zizek. 

Este eslovaco, Slavoj, reconocido sociólogo, filósofo y profundo analista de nuestro tiempo, acaba de exponer esta semana con visión certera, que el viejo continente de la civilización moderna "debe aceptar los nuevos refugiados hijos del capitalismo global y herederos del colonialismo, pero a la vez debe fijar reglas claras que privilegien el estado de vida europeo".

Lanzó un dardo encendido de polémica y dio en el blanco de la conciencia continental envuelta en confusiones, dudas y aprensiones ante una crisis humanitaria más honda que la emergida al final de la II Guerra Mundial. 

El fértil escritor, autor de "Hegel y la sombra del materialismo dialéctico" y"Menos que nada", responde, sin señalarlos, a trece diarios europeos que en un editorial conjunto publicado el 10 de septiembre, hablan de solidaridad hacia los refugiados; de los dirigentes políticos que están haciendo poco y nada ante la necesidad histórica de mantener la región a salvo de los yihadistas demenciales que han lanzado al mar y a los caminos desolados a millares de expatriados, a los que ahora desean salvar de los fanáticos ultrarreligiosos que destrozan cuerpos, almas y reniegan de los deberes y derechos democráticos, bastión que Europa nunca supo -ni quiso- diseminar en sus antiguas colonias, tanto en África como en todo el Medio Oriente. 

En medio de esto se escuchan voces y toques de atención no ganados a la idea de que se deban abrir las puertas a todos los necesitados sin tomar en consideración que en medio de esa avalancha, vendrán sin duda descarnados terroristas. 

El escritor Fernando Sánchez Dragó se preguntó: "¿Es fascismo, xenofobia, islamofobia o sentido común suponer que en la cresta y en el vientre de las olas de refugiados surfean predicadores del yihadismo, terroristas de gatillo fácil y descuideros de la inmigración ilegal?".

Abrir los portones a los que huyen del terror y la persecución de los fanáticos religiosos del Islam no debe ser incompatible con la intención de impedir la entrada a la UE a grupos de fanáticos que, aprovechándose de la generosidad de una mano extendida, están dispuestos a destrozarla con una bomba. 

Es más: tomar disposiciones para acabar con el origen de esa tragedia de proporciones espeluznantes, es tarea primordial de las actuales autoridades europeas. Hay que recibir a todos los desamparados, protegerlos, ayudarles, a la vez que se soluciona sin medias tintas -y usando la fuerza si necesario fuera- la situación escabrosa en sus terruños de salida. 

Ni una acción -recibir a los que escapan con cuatro malos enseres sobre los hombros-, ni la otra -estabilizar Siria, Libia, Irak, Afganistán y Yemen-, deben ir separadas. Es ahí donde los políticos deben dejar paso a los estadistas, al ser notorio que un político piensa en el hoy, mientras que un estadista lo hace con mirada amplia en el mañana prometedor. 

Y aquí es donde la moral de Slavoj Zizek penetra, cuando afirma que Europa debe organizarse e imponer reglas y regulaciones claras. 

El control de los expatriados debe reforzarse mediante una red vasta que abarque la totalidad de la Unión Europea.

Los refugiados deben respetar las normas: ninguna tolerancia a la violencia religiosa, sexista, o étnica, ningún derecho a imponer a los demás la propia forma de vida o religión. "Si una mujer opta por cubrir su rostro, su elección debe ser respetada; si decide no cubrirlo, su libertad será garantizada". Ese cúmulo de reglas privilegia la forma de vida de Europa Occidental, y es un precio por la hospitalidad. 

Si estas pautas son admitidas, el fundamentalismo y el racismo serán abolidos con la convivencia.

No se debería temer a los que llegan de otras tierras: las culturas ecuménicas surgieron a partir de emigraciones. 

El autor de estas líneas, sabe de lo que habla, ha sido un desterrado durante 40 años. 

rnaranco@hotmail.com

Niños migrantes

Esperamos la solidaridad humanista internacional y Latinoamérica dirá presente

CARLOS SAINZ MUÑOZ |  EL UNIVERSAL
domingo 20 de septiembre de 2015  12:00 AM
Es lamentable el fenómeno social colectivo representado por las migraciones indetenibles cuyas causa tienen origen en los conflictos bélicos de Siria, libia, Serbia, Grecia y los territorios saharianos que están generando migraciones incesantes. 

Los más perjudicados: la población civil y los más desprotegidos los niños. Estas oleadas de desesperados ha sobrepasado a la Unión Europea en la cual las migraciones buscan protección para lograr el cobijo, apoyo y ponerse a salvo del horror de sus países de origen.

Lo que despertó la solidaridad Mundial no fueron los discursos de los gobiernos de la UE, fue precisamente la foto del niño de Turquía que le dio la vuelta al planeta. La foto fue y es un reclamo humano de los riesgos a que están sometidos los Niños Migrantes a los peores riesgo y desprotección.

Los organismo internacionales mas activos en la defensa de los migrantes y los niños son la Unicef, ONU, ACNUR, OEA, OIT, Cruz Roja. El Papa Francisco ha hecho un llamado a las instituciones eclesiásticas, seminarios, colegios y familias católicas a recibir, proteger a migrantes y especialmente a niños, niñas y adolescentes. " 500.000 migrantes habían llegado a Europa hasta agosto (ag.Prontex). Lamentablemente no hay cifras de niños migrantes. Hay división en la UE que agrava la crisis. Los países del este se niegan a recibir cuotas de migrantes. Los responsables europeos critican la indolencia de gobiernos nacionales y hablan de decepción, caos y vergüenza" (20 minutos 16-9-15).

La Convención de Derechos del Niño (CDN) fue ratificada por los países de la UE y tienen la obligación de protegerlos. Nuestra constitución, ratificó la CDN y la Lopna dan total protección integral a la niñez. La próxima semana la cumbre de UE fijará políticas para la protección de migrantes. Esperamos la solidaridad humanista internacional y estamos seguros que Latinoamérica como siempre dirá presente.-

@laborasainz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada