A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Estas polémicas declaraciones expresadas en casi todos sus artículos y cartas produjeron que se escribiera contra sus opiniones y como es costumbre de los chavistas, contra él mismo. Los castro/comunistas/chavistas que nos gobiernan en forma despectiva se han dirigido al Dr. Muci Mendoza...He aquí uno de ellos.

Dan pena ajena los comentario del 

Dr Muci-Mendoza

En días pasados leí un comentario del Dr. Rafael Muci-Mendoza, brillante
“Profesor Titular de Clínica Médica de la Escuela de Medicina José María 
Vargas” como él mismo se califica en uno de sus escritos, este artículo se
denomina Traición a la cubana y tiene que ver con la opinión, pobre opinión,
que tienen sectores de la ultraderecha venezolana, de la creación de la
Misión Barrio Adentro y de la formación de miles de venezolanos en
Medicina Integral Comunitaria, novedosa, humana y socialista forma de
ver la medicina en un país en revolución como es el nuestro.
El artículo de marras comienza, de forma ofensiva, a dar la opinión que
tiene míster Muci-Mendoza de lo será la nueva forma de practicar la
medicina en Venezuela: “No se conformaron con destruir nuestros hospitales;
 ahora sus despojos han sido infestados de mediocridad. El infausto médico 
integral comunitario, que tan poco sabe y que ignora que no sabe, inundará 
espacios nosocomiales(sic)”, ofende de antemano a los jóvenes y no tan
jóvenes estudiantes de medicina integral comunitaria, que están, según
él, meando fuera del perol, hablando en criollo, pues considera que ni
la medicina cubana es medicina ni que los médicos cubanos acreditados
en Venezuela, sean médicos.
Estos ataques no son nada nuevos, ni son novedosos, de hecho, arreciarán
en la medida que la oposición vea que invariablemente, perderán de
nuevo las elecciones en el 2012; lo que no deja de ser extraño es que
un hombre anciano, y nosotros asociamos ancianidad con cierto grado
de sabiduría o por lo menos, conocimientos; escriba tanta sarta de
pendejadas, y se las crea, sencillamente opinamos que son personas
tarifadas para echar vaina pareja, de la misma calaña de Ismael,
Velásquez y Allup, pero rodeándose de cierta aureola de academicismo
y sabiduría, que le dan los 45 años trabajando en el hospital Vargas,
casi gratis, por lo que dice en su Carta Abierta a sus compañeros de
trabajo, con motivo de su renuncia al mismo por la incorporación, en
fechas futuras, de los “8.581 estudiantes de la carrera de Médicos Integrales 
Comunitarios a los hospitales públicos”, lean los extractos de la carta
y vean si no es ansia económica lo único que mueve a estos carrizos,
“Es por ello que mi sueldo actual, me avergüenza decirlo, es de tan sólo 
Bs.F. 1.331,oo que con las deducciones, termina siendo de Bs.F. 829,36. 
Se pensará que sólo un imbécil trabajaría por un sueldo tal, pero a decir 
verdad, nunca laboré por un sueldo sino por amor a mis pacientes –los 
más desposeídos-, a la memoria de mis profesores, al Hospital al que 
tanto quiero y debo, a la docencia universitaria a la que he dedicado 
tiempo, desvelos y puntillosa escrupulosidad, y a mis centenares de 
alumnos de pre y postgrado”.
Habría que preguntarse si los estudios de medicina en los demás
países del orbe son gratuitos como aquí en Venezuela, si a los médicos
se les prohíbe en algún momento que trabajen en clínicas privadas,
o se les investigue cuando cabalgan horarios y dejan esperando por
horas a los pacientes en los hospitales públicos porque ellos “están
operando”,  o que se les regule sus emolumentos privados, o que
no se roben los instrumentos, equipos y cuanto de robable hay en
nuestros hospitales públicos, y esto me consta personalmente, pues
conozco de por lo menos, dos casos con nombres y apellidos.
Sin hablar de la utilización de los equipos de estos hospitales públicos
para hacer sus exámenes por debajo de la mesa, y sus investigaciones
que después le servirán para los innumerables simposios, congresos
y demás vainas que van a hacer en el exterior.
Mendoza habla de cuando él estuvo en Cuba y le dio lástima el
supuesto atraso sanitario que vio en la isla, todo esto plasmado
en una carta enviada al embajador de la república de Cuba el 16
de agosto de 2005, donde le dice: … “Pero además debe usted saber 
que en lo personal he visitado Cuba en tres ocasiones. No lo hice por 
curiosidad o turismo, y le confieso que no conozco Varadero. He sido 
y he continuado siendo un invitado de sus médicos, y respecto a ellos, 
nunca hice uso de cuanto vi u oí en su país. Su irritante intromisión 
me indica que es tiempo de hacerlo. En mayo de 1993, cuando su gobierno 
al fin dio a conocer al mundo la epidemia que, a pesar de sus adversas 
consecuencias, había mantenido en secreto desde 1991 y amenazaba con 
dejar en la umbra visual a más de 40 mil sufrientes, formé parte de 
una misión humanitaria que visitó la isla. En compañía de colegas 
cubanos y de diversas procedencias, examiné personas afectadas, ayudé 
a definir el paciente-tipo y a esclarecer las causas de lo que se dio en 
llamar Neuropatía óptica cubana, y que en resumen -a despecho de 
que se haya invocado un factor multifactorial- fue trasfondo de 
miseria y hambre”.
¡Hambre y miseria! Ya salió el peine, cuando la gente tiene esa clase
de gríngolas mentales no hay nada que hacer, el pueblo cubano,
sabido por todos, tiene los estándares más altos en Latinoamérica
en innumerables rubros: médicos, deportivos, educativos y alimenticios,
nunca, ni en los peores momentos del bloqueo, ni cuando la caída
de la Unión Soviética ha habido hambre en Cuba y lo de miseria,
bueno, según Mendoza, habrá que estar siempre vestido de paltó
y corbata para no lucir mal…
Para terminar, nada mejor que las declaraciones de Luisa Ortega,
vocera estudiantil del Programa de Medicina Integral Comunitaria
de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda
en el estado Falcón, cuando rechazó las declaraciones emitidas
por el Presidente de la Federación Médica Venezolana doctor
Douglas Natera , quién arremetió contra el Programa de Medicina
Integral Comunitaria que lleva adelante la Universidad Francisco
de Miranda, los ataques carentes de sentimientos humanitarios
llevaron al periódico Tal Cual a titular su nota como Locademia
de Medicina, desvirtuando de esta forma la visión y misión
profesional de este programa del cual formamos parte y que se
lleva a cabo en este estado occidental. Ortega, en nombre de los
estudiantes del programa de medicina integral de 5to año dijo
que de acuerdo al pensum de estudios, a partir del mes de junio
ingresarán a los hospitales y ambulatorios del estado en los
servicios de pediatría, cirugía, ginecología y obstetricia durante
un semestre. "Reconocemos que no somos médicos y no vamos a
sustituir a ningún médico, pero las pasantías en los hospitales
son una actividad normal de todo estudiante de medicina en
todas partes del mundo, máxime cuando como estudiantes de
4to año hicimos guardias por más de un año en los CDI del estado
Falcón, durante nuestras pasantías vamos a estar supervisados
y dirigidos por nuestros profesores y por los médicos residentes".
Señaló que "nuestro Pensum de estudios es similar al de otras
universidades del país como por ejemplo la Universidad Central
de Venezuela, de hecho el Coordinador Nacional del Programa,
el Doctor José Mata, fue profesor en la Escuela de Medicina José
María Vargas de dicha Universidad". Si existe alguna diferencia
entre los programas, esta radica en que nosotros estamos desde el
primer día de clases en contacto con nuestras comunidades,
realizando censos socio sanitarios, dictándoles charlas, en operativos
de medicina integral y en campañas de vacunación siendo nuestra
primera prioridad la atención preventiva al hombre y a la mujer
de nuestro estado, mientras que la medicina que propugna la
Federación Médica Venezolana, la medicina de corte capitalista,
donde el lucro es la materia más importante, donde el lucro está
primero y la salud de la población de último, donde no les importa
que se muera un paciente en la puerta de las clínicas por que no
dispone de una tarjeta de crédito, de un seguro dorado o de dinero
en efectivo, esa es la orientación de la medicina que practica el
Doctor Natera como dueño de clínicas privadas, por eso nos adversa,
porque nosotros vamos a ser servidores de nuestras comunidades,
ayudándolos a mejorar su calidad de vida, señaló la vocera.”
El punto central es, que estos 8000 médicos integrales comunitarios
que pronto ingresarán al sector salud de nuestro país, vienen a suplir
la insuficiencia, ineficacia y corrupción de una medicina capitalista
que todavía se practica en Venezuela, con desmedro del bolsillo del
venezolano, esa camarilla donde milita Muci-Mendoza, Natera y
sus adláteres, pronto será cosa del pasado, sustituyéndose una forma
vil de practicar la medicina por otra forma humana, holística, donde
el estetoscopio no se ponga jamás en el bolsillo del paciente, sino en
su corazón, entendiendo que es un ser humano y no un cliente con
un seguro de hospitalización, cirugía y maternidad.
¡Ah! Y le recomiendo al viejito Mendoza que deje su soberbia y
autosuficiencia y se informe mejor sobre la noble misión que es la
Medicina Integral Comunitaria, que si tiene pensum de estudios y
que está apuntalada por instituciones médicas cubanas de prestigio,
que en  investigación y producción de medicamentos están entre las
mejores del mundo, con un personal sanitario diseminado por el
globo terráqueo, no invadiendo, expoliando y matando personas,
sino haciendo el bien y ayudando a los más necesitados.
berhermu@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada