A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Elogio de la alevosía…Agosto 22, 2014...Rafael Muci-Mendoza

TAMBIÉN PUEDEN LEER LAS ENTREVISTAS Y ARTÍCULOS PUBLICADOS EN
EL SEMANARIO ABC, SOLO CON PULSAR SOBRE EL TÍTULO DEL MISMO.
GRACIAS
Rafael Muci-Mendoza
La RAE la define: “Cautela para asegurar la comisión de un delito contra persona sin riesgo para el delincuente. Es circunstancia agravante de la responsabilidad criminal”. 
No más antier me comentaba un paciente: “Enfermarse en socialismo equivale a una pena de muerte…”. El cierre del Instituto de Hematología y Oncología de la UCV no es más que el estado criminal mostrándose al desnudo: el ciudadano, no importando su estrato social, es crónicamente maltratado, victimizado y asesinado a mansalva mientras las corruptelas gozan de muy buena salud. La proliferación de “estados mayores” y su incompetencia manifiesta, denota la pobreza catastrófica de sus propulsores, pues están ayunos de compromiso y pletóricos de vileza, indiferencia e ignorancia. Así, el régimen que nos sojuzga es tóxico, mendoso, contaminante de efluvios malignos despendidos de sus almas, materia corrupta. El pueblo no importa mientras “haiga” (sic) plata para regalar a Cuba, tan menesterosa como siempre y ¿el Ministerio de Salud? Siempre celestino y encubridor.

Caracas es un lugar donde morir de forma violenta es morir de muerte natural; pero no sólo eso, morir de mengua por la ruindad y el desamor no expresado en cómputos ni estadísticas; ello, en medio de la riqueza de un gobierno indigno y botarate y traidor.

El Banco Municipal de Sangre, en larga agonía, aún se mantiene por una mística insuflada en su insigne personal por sus creadores, hombres y mujeres de corazón lleno; sus pacientes, también hemato-oncológicos, deslucen en su frente sentencias de muerte lenta y dolorosa. Pero paséense ustedes por el Country Club y La Lagunita para que vean las mansiones que con dineros robados del corazón del pueblo se construyen allí exhibiendo la mayor desfachatez.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada