A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

lunes, 4 de agosto de 2014

Elogio de la alevosía… Rafael Muci-Mendoza

Mostrando image001.jpg

Elogio de la alevosía…

Rafael Muci-Mendoza



¨Enfermarse en socialismo equivale a una pena de muerte…¨


Mostrando image002.jpg


La RAE la define: ¨Cautela para asegurar la comisión de un delito contra
persona sin riesgo para el delincuente. Es circunstancia agravante de la
responsabilidad criminal. ‖ 2. Traición, perfidia. ‖ Con ~ a traición y
sobre seguro¨. No más antier me comentaba un paciente, ¨enfermarse en
socialismo equivale a una pena de muerte…¨ El cierre del Instituto de
Hematología y Oncología de la UCV no es más que el estado criminal
mostrándose al desnudo: el ciudadano, no importando su estrato social es
crónicamente maltratado, victimizado y asesinado a mansalva mientras las
corruptelas gozan de muy buena salud. La proliferación de ¨Estados Mayores¨
y su incompetencia manifiesta, denota la pobreza catastrófica de sus
propulsores, pues están ayunos de compromiso y pletóricos de vileza,
indiferencia e ignorancia. Así, el régimen que nos sojuzga es tóxico,
mendoso, contaminante de efluvios malignos despendidos de sus almas, materia
corrupta. El pueblo no importa mientras ¨haiga¨ plata para regalar a Cuba,
tan menesterosa como siempre y ¿el Ministerio de Salud? Siempre celestino y
encubridor. Caracas es un lugar donde morir de forma violenta es morir de
muerte natural; pero no sólo eso, morir de mengua por la ruindad y el
desamor no expresado en cómputos ni estadísticas; ello, en medio de la
riqueza de un gobierno indigno y botarate y traidor.

El Banco Municipal de Sangre en larga agonía, aún se mantiene por una
mística insuflada en su insigne personal por sus creadores, hombres y
mujeres de corazón lleno; sus pacientes, también hemato-oncológicos deslucen
en su frente sentencias de muerte lenta y dolorosa. Pero paséense ustedes
por el Country Club y La Lagunita para que vean las mansiones que con
dineros robados del corazón del pueblo se construyen allí exhibiendo la
mayor desfachatez.


Addendum



Mostrando image007.jpg



La noticia no me tomó por sorpresa… Una llamada telefónica el viernes 1° de
agosto: un revisor de El Universal me informa que publicarían mi artículo –
el que acaban de leer- solo si estaba dispuesto a modificarlo quitando o
variando algunas palabras y adjetivos; es decir, que yo, transformado en
otra persona, lo reescribiera. Es vulgar y desconsiderado que te digan cómo
tienes que escribir y que términos no puedes usar.  Mi respuesta no se hizo
esperar, ¡Primero la muerte que la deshonra…! ¨Poderoso caballero es don
Dinero¨ (Francisco de Quevedo), que cree poder comprar a todos todo.

A menos que se esté de acuerdo con este estado de cosas, no debe ser oficio
fácil pasar de facilitador a ser sensor…, pero son tiempos de ignominia y
cuando se vende un periódico, se venden con él también viejos afectos y
viejos compromisos del corazón.

Debo no obstante, agradecer al periódico, a su jefe de redacción y a mi
amigo Andrés Mata, hasta hace pocas semanas propietario del diario, por
publicar mis artículos desde marzo de 2001 cuando dirigí mi carta abierta al
embajador cubano (va en minúscula, como se lee), inicialmente cualquier día
de la semana, últimamente en inmerecido y destacado sitial de día domingo, y
sin censura ni reparos de ninguna especie, sin condiciones ni coerción
alguna fueron regularmente publicados. En 13 años ininterrumpidos nadie me
habló de censura ni de autocensura, palabras extrañas al diccionario de mi
integridad democrática y ciudadana. Mi preocupación y compromiso con la
medicina venezolana fue tema principal y recurrente: me corroe el alma ver
el campo raso en que ha devenido la atención pública y hospitalaria y como a
sus anchas corretean sin contención endemias y epidemias, médicos
comunitarios: muecas iatrógenas de reciente cuño, dolor y tristeza, miasmas
que nuestro pueblo humilde no merece.

Muchos me anticiparon cárcel; algunos se comprometieron a llevarme
cocossetes a mi reclusorio, otros me acusaron de agorero y paranoide. Fui
leal, aún en tiempo vacacional no dejé una sola semana sin escribir algo más
1800 caracteres –con espacios- acerca de los lacerantes sucesos que
embargaban mi espíritu, el espíritu de todos; no fui pagado por ello, sólo
fui un crudo comentarista de lo repugnante que se desplegaba en forma
chocante ante mi campo de visión. Pero debemos prepararnos para tiempos más
tristes sin bajar la cerviz ni arrodillarnos ante nadie. Otros mejores
momentos vendrán, sanarán nuestras heridas y entre tanto, con coraje
continuaremos nuestra oración semanal en pro de la democracia, los derechos
humanos y el trato justo y humanitario a los pacientes, presos políticos, y
la legión de engañados fraudulentamente y desheredados de la justicia.

Como el encabezamiento ya no podrá ser EL UNIVERSAL, de hoy en adelante será
el UNI-PERSONAL, pues solamente a mí competerá lo que sienta, lo que calle o
lo que diga…

El cambio es la única constante en la vida y debemos acostumbrarnos a él. La
vida es una continua apertura y cierre de ciclos; hay que despedir al que se
va, hacer luto maduro por él si fuera necesario y darle la bienvenida al que
se inicia. Aunque no dejan de ser dolorosas las pérdidas, cada vez que se
nos cierra una puerta, se abre una ventana de más esperanza, una oportunidad
de continuar nuestro proceso de crecimiento.

A todos mis asiduos lectores, esos que me alentaron mediante correos
electrónicos con comentarios, los más de aliento y acuerdo; aquellos otros
que nunca respondieron porque en estos tiempos la educación no abunda, y a
quienes –escasas excepciones- de los que recibí amenazas y vulgaridades, a
unos y otros les quedo profundamente reconocido...




Mostrando image009.jpg


Para la nefasta clase dirigente, Venezuela es un lugar más; para nosotros,
es nuestro hogar. Por ello han vendido la soberanía nacional para intentar
saciar –sin lograrlo- su avidez de dinero que nunca alcanza en medio del
robo descarado, los programas a futuro que nunca se cumplen o se completan,
la ausencia de controles y de rendición de cuentas. Cuba, la podredumbre del
Caribe, Rusia y su compromiso con el comunismo y la esclavitud, y China, el
imperio amarillo que sólo sabe de negocios, como zopilotes danzan en
círculos para devorar la carroña en que Chávez y sus secuaces han
transformado mi país.

Boliburgueses, recuerden el dicho llanero, ¨El que se viste con lo ajeno, en
la calle lo desnudan¨

¨Nos hemos olvidado muy de prisa de cuando éramos nosotros los que teníamos
que emigrar¨.
<http://www.logoslibrary.eu/biography.php?code_author=14849&code_language=ES
> Susanna Agnelli

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada