A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Hoy 12 de noviembre, Alirio Díaz arriba a sus 90 años. Para quienes no lo conocen, se trata del músico que mayor proyección le dio a Venezuela: provisto de su guitarra y de un talento prodigioso, Díaz se dedicó a recorrer el mundo, difundiendo la música venezolana, además del repertorio concertístico, que ya por esas épocas trataba de imponerse en las más prestigiosas salas de concierto.

Alirio Díaz: noventa años dedicados a la guitarra

El célebre maestro venezolano nació el 12 de noviembre de 1923, en La Candelaria, un pueblito aledaño a Carora (estado Lara).

imageRotate
Alirio Díaz celebró en el año 2000 los cincuenta años de haber dado su primer concierto (Félix Gerardi/Archivo)
ANA MARÍA HERNÁNDEZ G. |  EL UNIVERSAL
martes 12 de noviembre de 2013 
Hoy 12 de noviembre, Alirio Díaz arriba a sus 90 años. Para quienes no lo conocen, se trata del músico que mayor proyección le dio a Venezuela: provisto de su guitarra y de un talento prodigioso, Díaz se dedicó a recorrer el mundo, difundiendo la música venezolana, además del repertorio concertístico, que ya por esas épocas trataba de imponerse en las más prestigiosas salas de concierto.

Vale decir que la estética del siglo XIX desdeñó duramente la guitarra como instrumento de concierto, y buena parte de ese prejuicio se mantuvo hasta bien entrado el siglo XX. Precisamente, gracias a intérpretes como Alirio Díaz, junto a los españoles Andrés Segovia y Narciso Yepes, amén del australiano John Williams y el inglés Juliam Bream, fue como se pudo lograr que la guitarra tuviera un lugar de respeto tanto en los conservatorios y escuelas de música, como en las programaciones de las salas y teatros. Aun en pleno siglo XXI, continúan los prejuicios (cada vez menos insolentes, menos agresivos).

El aporte de Alirio Díaz a la música va más allá de su musicalidad y de su capacidad interpretativa. Díaz se hizo el divulgador por excelencia del repertorio escrito por Antonio Lauro, Rodrigo Riera, Raúl Borges. Igualmente, se dedicó a transcribir la música popular al lenguaje de la guitarra, lo cual contribuyó con la ampliación del repertorio del instrumento, amén de que le dio sonoridad guitarrística al folclore. Esto es sumamente interesante, porque más tarde, los cuatristas de concierto abrevarán de esas aguas para dotar al cuatro de sonidos y ejecuciones arriesgadas, que lindan, precisamente, con el lenguaje concertístico de la guitarra.

Díaz nació en el caserío La Candelaria, cercano a Carora, estado Lara, el 12 de noviembre de 1923. Rodeado de un ambiente musical, creció y se interesó tempranamente por la música. Uno de los personajes fundamentales en la vida de Díaz, y a quien siempre lo recuerda, es el maestro Chío, Cecilio Zubillaga. Gracias a la confianza que Zubillaga tuvo en Alirio, gracias a sus cartas de recomendación y sus consejos, el joven músico llegó a Caracas a mediados de los años 40, para estudiar bajo la égida de Vicente Emilio Sojo en la Escuela Superior de Música en Santa Capilla (hoy Escuela José Ángel Lamas). Allí perteneció a la primera cátedra de guitarra, conducida por Raúl Borges.

Para los años cincuenta, y gracias a su talento y dedicación, Alirio Díaz se traslada a Europa, y en Italia se hace alumno, y luego asistente, del celebérrimo Andrés Segovia, a la sazón conductor de la cátedra de guitarra de la Academia Chigiana en Siena. En Italia, como profesor de la cátedra, se residenció, y desde allí pudo desarrollar su carrera como intérprete de talla internacional, sin perder nunca el contacto con Venezuela. Tanto es así, que Díaz continuamente venía al país no solo a dictar talleres y clínicas, y examinar unos que otros guitarristas, sino a velar por el Concurso Internacional de Guitarra, que lleva su nombre, y que desde 1974 le ha dado renombre a los ganadores, debido al prestigio que tiene el certamen.

El maestro siempre ha sido una persona amable, alegre y muy conversador. En una ocasión, con motivo del Festival Internacional de Agosto, que fue un evento guitarrístico patrocinado por el Proyecto Cultural Mavesa, y que acogió durante años al concurso, el maestro Díaz y su coterráneo Rodrigo Riera, no pararon de conversar y disertar durante una clase magistral. En un momento determinado, parte de la audiencia dejó de prestarle atención al maestro de la clase para volverse y escuchar al par de larenses echándose mutuamente los cuentos. Cuando ambos amigos se dieron cuenta de que estaban "saboteando" la clase del invitado, pelaron los ojos, se miraron, y uno le dijo al otro: "o nos vamos, o nos quedamos calladitos". Todos rieron de buena gana y la clase prosiguió.

Gracias a la discografía legada por Díaz, gracias a la bibliografía musical, así como sus escritos, se puede seguir en contacto con el maestro, actualmente en estado delicado de salud. Hoy en día, el maestro Alirio Díaz vive en Carora con su familia y allegados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada