A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

jueves, 16 de abril de 2015

La artista británica Natalya Critchley viajó en 1981 a Venezuela buscando luz para sus pinturas. Un soleado Puerto Ordaz acogió sus primeras inquietudes en el trópico hasta que, en pleno cambio de siglo, arribó a Caracas. Ahora, las que solían ser creaciones marcadas por el paisaje industrial de la tierra guayanesa, rebosan de montañas, edificios y representaciones de barriadas. El paisaje caraqueño (al que, confiesa, le costó adaptarse) se fundió en sus trazos.

Un viaje pictórico desde San Agustín a Los Palos Grandes

La exposición de Natalya Critchley inagura el domingo en La Caja.

imageRotate
La muestra de la artista británica está integrada por 14 paisajes urbanos (Oswer Díaz Mireles)
MARÍA GABRIELA FERNÁNDEZ B. |  EL UNIVERSAL
jueves 16 de abril de 2015  08:22 AM
La artista británica Natalya Critchley viajó en 1981 a Venezuela buscando luz para sus pinturas. Un soleado Puerto Ordaz acogió sus primeras inquietudes en el trópico hasta que, en pleno cambio de siglo, arribó a Caracas. Ahora, las que solían ser creaciones marcadas por el paisaje industrial de la tierra guayanesa, rebosan de montañas, edificios y representaciones de barriadas. El paisaje caraqueño (al que, confiesa, le costó adaptarse) se fundió en sus trazos.

Este domingo, a las 11:00 am, Critchley presentará en las salas 1 y 2 de La Caja, del Centro Cultural Chacao, su más reciente serie de pinturas, en la que representa la integración entre lo rural y el paisaje urbano en la capital venezolana. La exhibición, titulada San Agustín del Sur-Los Palos Grandes, estará abierta al público hasta el 14 de junio.

La muestra cuenta con la curaduría y museografía de Tahía Rivero y Pedro Quintero, y está integrada por catorce obras de mediano y gran formato: siete de óleo sobre tela, seis de láminas de caucho y una de grafito y acuarela sobre papel. En cada una, resalta el uso del color en trazos curvos como elementos de impacto, sobre todo en los inmensos cielos con atardeceres que recrea.

El tejido

Critchley asegura que el proceso creativo de sus obras responde, sobre todo, al resultado de largas jornadas de contemplación. Describe que las escenas que captura en sus cuadros no condensan lo efímero de un instante preciso, sino que representan las abstracciones y reconstrucciones que ella ha generado durante su relación con las dos parroquias.

Declara que, en términos expositivos, su propia experiencia de vida y su intención de que ambas zonas se reconozcan en la otra sirven de puente discursivo para vincular los disímiles paisajes de barriadas y áreas verdes de San Agustín, con las avenidas pobladas de edificios de Los Palos Grandes. Así, el entorno que acompaña a Critchley en sus labores como docente, activista social y colaboradora en el área artística en San Agustín se funde con el que percibe en sus descansos desde su residencia en Los Palos Grandes. 

Además de la representación física, la artista también procura un valor simbólico en sus obras, en su afán de retener no sólo la apariencia sino también la esencia de los espacios. De esta forma, la figura de un hombre tendido se impone en uno de los cuadros de San Agustín, y una colorida montaña de huesos baleados tiene papel protagónico en otra de sus creaciones. Sin pretensiones críticas, captura suspiro y crudeza en sus pinturas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada