A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

sábado, 4 de abril de 2015

La pasión de Jesucristo en el arte (Vídeo) Dalí, Velázquez, el Greco, Giotto, Goya... maestros de todos los tiempos han plasmado este momento

La pasión de Jesucristo en el arte (Vídeo)

Dalí, Velázquez, el Greco, Giotto, Goya... maestros de todos los tiempos han plasmado este momento

Ciudad del Vaticano,  (Zenit.orgRome Reports | 260 hits

Para ver el vídeo hacer click aquí
lea todo


Creer en la resurrección es creer en la Justicia

La justicia divina otorga vida al inocente, y le concede plenitud y abundancia

FÉLIX PALAZZI |  EL UNIVERSAL
sábado 4 de abril de 2015  12:00 AM
La fe en la resurrección suele ser, para muchos, un postulado sin sentido y sin referencia. Algunos la confunden con una propuesta sobre la continuidad de la vida luego de la muerte en este gran mercado de espiritualidades contemporáneas. Otros creen que es una simple ilusión para decir que no se habrá perdido todo luego de morir. La doctrina oficial de la Iglesia católica entiende a la resurrección como la glorificación en cuerpo y alma al final de los tiempos.

Cabe preguntarnos: ¿cree la gran mayoría de los cristianos que sus difuntos, que ya están en el "cielo con papá Dios", todavía tienen que resucitar? Es decir, ¿se cree que no están completos plenamente porque sus cuerpos no son aún "cuerpos gloriosos", como si se tratase de retomar este cuerpo pero en una forma gloriosa? Muchos creyentes reducen la fe en la resurrección a categorías espaciotemporales. En no pocas ocasiones la Iglesia se ha limitado a no explicarla, favoreciendo la "fe del carbonero". El resultado es que tenemos mucho carbón y poco fuego. Consideremos, pues, al menos un aspecto sin pretender que, en un espacio tan breve, se pueda responder a todo.

La fe en la resurrección nace en Israel alrededor del siglo II a.C. Uno de los primeros textos sobre la resurrección es el de 2 Macabeos 7. El rey Antíoco había profanado las costumbres de Israel introduciendo una "forma distinta de vivir" en el pueblo. Como consecuencia de ella, siete hermanos son llevados al martirio. El texto narra un suplicio violento y despiadado. En la escena del martirio se relata la presencia de una madre que "con fortaleza en el alma y sostenida en la esperanza" les habla a cada uno. La belleza de esta figura materna representa tanto la presencia femenina al anunciar la fe en la resurrección como el amor materno de Dios.

En el relato, el rey promete cargos y puestos al último de los hermanos en ser asesinado, si éste decide sumarse a su causa. Incluso, convence a la madre para que lo persuada. Sin embargo, la madre sostiene a su hijo implorando que vea todo lo que Dios hace en historia y todo aquello que ha hecho. Le invita acontemplar el presente, por donde Dios pasa, pues sólo desde el presente se puede entender el futuro. Futuro que, por la "misericordia de Dios", recobrará a todos sus hijos perdidos. Pero el relato no termina aquí. El joven, antes de morir, se entrega confiado a Dios y se siente sostenido por el testimonio de sus hermanos. Se entrega creyendo que Dios le devolverá su vida, mientras que el tirano sólo conocerá la muerte. A Jesús también lo ejecutó el poder tirano y murió confiando en su Padre. También fueron mujeres las primeras en anunciar la resurrección. Y su resurrección simboliza un acto de justicia divina.

Ante tantas muertes, también hoy las madres esperan encontrarse de nuevo con sus hijos. Dios les hará justicia. La justicia que le negó este mundo. Pero la justicia de Dios no es la del castigo o del premio. Tampoco la de la venganza. La justicia divina otorga vida al inocente, y le concede plenitud y abundancia. Creer en la resurrección es buscar, construir y vivir la justicia.

Doctor en Teología

felixpalazzi@hotmail.com

@felixpalazzi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada