A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

lunes, 17 de noviembre de 2014

"El amor perfecto, a veces no viene hasta el primer nieto" Proverbio galés.

Mostrando image001.jpg


Los niños son como Dios, llenos de ternura, paz y con el lenguaje universal
del amor. Pedro Pantoja Santiago



Elogio de la ternura...

El dedito mortificado de Cheli

Rafael Muci-Mendoza

Mostrando image002.jpg

Para ti Cheli, un amoroso recuerdo y un feliz día de cumpleaños...



Mi hija Chelita (por Graciela Jr.) fue la tercera y última después de dos
hijos varones. Hoy, orgullosa madre de tres niños, una hembra mayor y dos
varones; el último nacido hace algo más de dos meses. Fue una niña que
impregnó e iluminó nuestro hogar con su dulzura, y desde siempre fue ¨la
niña de mis ojos¨. Seria, inteligente, estudiosa, correcta y responsable,
una catirita con cabello de trigal y risa estruendosa y espontánea, que aun
siendo madre, a su tiempo sabe también ser niña. Cuando era muy pequeñita,
yo le tomaba del dedo chiquito de su pie y le decía, ¨¡Este es mi dedito!¨.
Cierto día le oí un llanto inconsolable e incontenibles y gruesos lagrimones
rodaban por sus mejillas de melocotón. Se echó en mis brazos y yo la senté
en mis piernas consolándola al tiempo que le preguntaba qué le había
ocurrido. ¨¡Es que me aporré tu dedito Papi...!¨, me respondió entre
sollozos entrecortados...

No más al hablar por Skype luego que su madre regresara a Caracas después de
un mes de mimos y asistencia para ella, sus hijos y especialmente Joaquín,
el recién llegado, vi de nuevo una carita de desconsuelo similar al del día
del aporreo de ¨mi dedito¨. No es fácil lo que nos ha tocado a tantos
venezolanos. Nos reconfortamos con recordar las sabias estrofas del verso de
la hermana Teresa de Calcuta ¨Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo;
enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño, enseñarás a vivir, pero no
vivirán tu vida. Sin embargo, en cada vuelo, en cada sueño, en cada vida,
perdurará siempre la huella del camino enseñado...¨.

De todos los afectos reprimidos, la ternura es uno de  que más nos cuesta
expresar a los hombres, pues ser duro, insensible y frío son rasgos que
parecen asociados a la virilidad masculina; pareciera que la ternura
califica a la mujer y descalifica al hombre. Hemos los hombres obedecido al
mandamiento cultural destructivo que nos ha enseñado a reprimir nuestros
sentimientos al punto de tener que negar lo que tenga de tierno, sensible o
vulnerable. Asegura el psicólogo Walter Riso "El problema del hombre no es
la atrofia sentimental, sino el miedo a dar rienda suelta a todo su
potencial afectivo, porque considera que las emociones expresadas le vuelven
más vulnerable". ¡Cómo nos cuesta llorar a los hombres!, por eso es que nos
infartamos, nos deprimimos, nos angustiamos teniendo el remedio tan cerca,
en las lágrimas, pues si no fueran para llorarlas, entonces, ¿para qué
sirven...? La ternura pertenece a la misma identidad del ser humano desde el
momento de nacer.

El enrarecido aire que respiramos en Venezuela, donde todo está sucio,
porque está corrompido; donde todo huele mal, porque está podrido; donde no
hay paz, porque nos la han arrebatado; donde no hay sosiego, porque todo es
murmuración y amenaza, lleva a la consulta de los médicos un triste
condimento que es casi la regla al inicio del diálogo diagnóstico. ¿Qué
hacer...?, ¿Adónde irse...?, ¿Cómo drenar la rabia sin encasquetársela sobre
sí mismos...? Es nuestro deber insuflar esperanza porque sin lugar a dudas
esta historia nuestra se ha repetido a lo largo de todos los tiempos y en el
momento menos pensado, ha tocado a su fin. Creo que como bien decía mi
maestro Rafael Hernández Rodríguez, ¨Todo principio violento tiene un fin
melancólico¨, es verdad que en este estado de cosas que nació violento y
atrevido, se percibe la melancolía infinita de sus conductores, que más
temprano que tarde, llevará a su desaparición no sin antes, es verdad, haber
destruido casi todo, pues es su naturaleza, pero el odio a quien más daña es
a quien lo alberga y lo esparce, nunca tiene consuelo...



¨La gordura es  crear un bunker alrededor de un alma

que teme que le den en la herida que ya tiene¨.

Alejandro Jodorowsky


Luego de estrecharnos la mano, se sienta frente mí en el borde la silla con
sus codos sobre mi escritorio y sus ojos desmesuradamente abiertos oteando
los míos y los sentimientos que en ellos reflejo: apenas 46 años, 1.53 m de
estatura, 86.4 kg de peso, índice de masa corporal 37.0 kg/m2: muy elevada,
una enorme circunferencia abdominal de 120 cm. Dice que ¨le duele todo¨
desde hace 2 años; su cara bonita es trasunto de pena, sus ojos desorbitados
buscan una explicación, - empero le pregunto-, ¨¿qué ocurrió en su vida
cercano a esa fecha?¨ ¨Me va a hacer llorar doctor...¨ -y sus ojos
enrojecidos se humedecen-; Bueno, - le replico- ¿no es para ser lloradas que
existen las lágrimas? -le acerco una toallita de papel con la que las enjuga
-¨Mis tres hijos, 2 varones y una hembra de 28, 26 y 24 años se fueron del
país a distantes sitios  hacer sus vidas, a vivir sus sueños: Suecia,
Argentina e Italia..., comencé a dormir mal, a comer desordenadamente por
ansiedad, por un atoro aquí en el centro del pecho que no me dejaba vida,
dejé de ejercitarme y aumenté 25 kg de peso durante ese tiempo¨: Y, ¨¿no es
que su padre falleció a los 60 años con una gangrena diabética, y si usted
no se cuida no la cuida nadie?¨. Antes se iban para regresar y engrandecer
el país; ahora se van para quedarse, la canalla les ha extrañado de su
propia tierra, de su heredada querencia, no los quieren inteligentes y
estudiosos, estorban a la revolución de la ignorancia: por ello, han quemado
las naves... Algunos como los balseros cubanos serán pasto de tiburones;
otros como los balseros del aire, se estrellarán a poco de elevarse, pero
muchos otros germinarán en otras tierras y el doloroso desarraigo hará
complejo su retorno, pero los tiempos cambiarán y muchos lo harán...

¿Cómo aprender ahora a vivir en el nido vacío, en obligada soledad, en un
país desesperanzado y triste, con una espada de Damocles pendiendo sobre
nuestras cabezas...? Una masa humana difícil de examinar a través de aquel
grueso colchón de grasa, su coraza de protección. Dicen que la obesidad es
la respuesta ante la inseguridad, su hambre es de amor, de represada
ternura... ¨No tengo dinero para viajar... no hay pasajes aéreos... Ya no
podré ver a mis nietos que me sentirán ausente, lejana y extraña, no podré
consentirlos, alcahuetearlos y salvarlos de reprimendas y castigos; mi vejez
ya no tendrá sentido...¨. Todo esto es muy triste y es parte de lo con
internistas y médicos generales  tenemos que lidiar a diario, que tantas
veces es rascar sobre nuestra propia herida... Pero el comunismo daña y no
mira a quién, peor aún si es alguno de ellos, si se trata de alguien que ha
abjurado de su apestosa fe...



"El amor perfecto, a veces no viene hasta el primer nieto"

Proverbio galés.

Cada uno del millón y medio de venezolanos que ha emigrado al extranjero en
los últimos 15 años tiene una historia que contar del por qué tuvo que
abandonar su país y abrirse camino en otra parte, siendo el 88% de
profesionales y técnicos de los que engrosan la estadística de la denominada
fuga de cerebros.



Mostrando image003.jpg



La Flor de Apamate

Andrés Eloy Blanco



Qué pena de medio luto

tiene la flor de apamate,

qué pena de medio luto,

¡desde que tú te marchaste!



Tu marcha me echó en las venas

los morados de la tarde,

la sangre me quedó viuda

como la flor de apamate.



No sé qué cosa me pides,

no sé qué cosa pedir,

si morir por no quererte

o quererte hasta morir;



yo no sé qué es lo más bueno,

yo no sé qué es lo peor,

no sé si amor sin presencia

o presencia sin amor,



pero no quiere y te llama,

desde que tú te marchaste,

mi sangre de medio luto,

como la flor de apamate.



Pero es que tienen que venir tiempos mejores, y aunque pinto algunos pasajes
tristes, no es porque desee que echen la cabeza hacia abajo en gesto que
sólo pide benevolencia, sino para que las yergan y continúen luchando sin
descanso pues ya helios está desperezándose por el oriente...

Para ti Cheli, un amoroso recuerdo y un feliz día de cumpleaños...

 

Para leerme pueden Seguir estos enlaces o copiarlos en la barra del
buscador:

https://www.tumblr.com/search/rafael+muci+mendoza

https://www.facebook.com/MuciMendoza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada