A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Las respuestas gubernamentales a la grave crisis de salud en el país han tardado. Pareciera que no existen soluciones reales y efectivas. La situación es de colapso a nivel público y privado. Deficiencias en materia de insumos médicos, falta de medicamentos, escasez de recurso humano especializado e inseguridad son los elementos que tienen en jaque al sector salud.



Leyba: “Las clínicas colapsaron igual que los hospitales”



El experimentado pediatra asegura que hay severas deficiencias en materia de insumos médicos que ponen riesgo la salud y la vida de miles de venezolanos
Myriam Mosquera
Las respuestas gubernamentales a la grave crisis de salud en el país han tardado. Pareciera que no existen soluciones reales y efectivas. La situación es de colapso a nivel público y privado. Deficiencias en materia de insumos médicos, falta de medicamentos, escasez de recurso humano especializado e inseguridad son los elementos que tienen en jaque al sector salud.
Según el médico pediatra y presidente del Hospital de Clínicas Caracas, Amadeo Leyba, no se está haciendo una medicina adecuada a la época. “Hemos retrocedido en la asistencia, motivado a la poca atención que se le presta al sector salud”.  Luego agrega: “Hemos alertado de esta situación desde hace algunos meses atrás y responsablemente digo que no lo hacemos con ánimos de criticar a un gobierno, pero es que estamos colapsados totalmente”.
Leyba, con una trayectoria profesional de 40 años en el área de pediatría, expresó en conversación con “La Razón” estar extremadamente preocupado y sentir un gran dolor como médico venezolano, ante el desabastecimiento importante de insumos médicos. “Ni siquiera tenemos algo tan elemental como grapas, sueros, tubos, mascarillas de anestesia, lo necesario para la medicina nuclear, la cual está paralizada. Inclusive, tenemos algunos robots de cirugía sin prestar servicio. Esto es sumamente grave”, indicó.
— Pareciera que hay un juego detrás de esta terrible situación de salud en Venezuela, destacó.

SE HAN IDO MÉDICOS VALIOSOS
 ¿El sector se ha visto afectado por la fuga de talentos? ¿Qué tan importante es este factor? ¿Se está quedando el país sin generación de relevo?— Esto me angustia enormemente. Desde hace como diez años  esta situación la he venido denunciando. La fuga de talentos es muy importante, pero debo acotar que no se van médicos como yo, que son fáciles de reponer. Se nos han ido médicos con dos y tres postgrados. Hace poco perdimos un médico con un post grado en neonatología y otro en terapia intensiva. Esto significa más de quince años de estudio. Tenemos otro médico que también se nos fue con postgrado en anestesia y terapia intensiva, otro con gran experiencia en anestesia y cirugía del corazón se nos fue también. Toda esa gente muy valiosa la estamos perdiendo. Muchos cirujanos de los buenos están en Estados Unidos, Panamá, Colombia, países europeos, otro más experto en cirugía de tórax se nos fue para Inglaterra. Antes, en otras épocas, era muy al contrario. Los más veteranos en cardiología infantil están trabajando en Italia. En menos de 8 años, se nos han ido más de 70 especialistas en Clínicas Caracas.

ACTO MÉDICO SE TORNA DIFÍCIL

Se habla de una “emergencia humanitaria” en el sector salud. La Sociedad Venezolana de Salud emitió una declaración puntual sobre el particular, pero la defensora del pueblo, Gabriela Ramírez, desestimó esta seria advertencia ¿Está usted de acuerdo?
— La emergencia humanitaria no implica una situación catastrófica, pero sí da la facilidad de un llamado para solventar el grave problema que está afrontando el sector salud, tanto público como privado. Decir que los insumos, suministros o equipos están en un ciento por ciento no es una verdad, pues el desabastecimiento es muy importante y hace que el acto médico sea difícil, complicado y hasta muchas veces postergado. En ese juego parece que andamos, y cuando la Sociedad Venezolana de Salud emite este comunicado no lo hace con la intención de criticar al gobierno, sino que esta decisión sea tomada para resolver de manera expedita esta crítica situación de la salud.
La Defensora del Pueblo piensa que esto no es tan grave, pero yo la invito, con mucho respeto, para que venga a corroborar lo que está sucediendo en las clínicas, que vea la cantidad de problemas que tenemos encima.

300 ÍTEMS CON FALLAS

¿Cuál es la situación con los insumos en Clínicas Caracas?
— Nosotros tenemos más de 300 ítems, entre utensilios, medicamentos e instrumentos, que tienen fallas totales. El gobierno debe buscar la solución a este gran desabastecimiento para que podamos prestar un eficiente servicio de salud. Si la reposición de estos ítems se hace por vía regular tarda mucho tiempo, pero si es por una situación de emergencia humanitaria sería más rápido.
¿Por qué no importan directamente las clínicas?
— Porque sencillamente el gobierno no lo permite. No gozamos de credenciales para importar equipos médicos, eso lo hacen los proveedores y estos necesitan trámites.
¿Qué tan grave es la situación por la falta de insumos? ¿Están en riesgo de ser paralizadas las cirugías?
— Es grave. Le pondré un solo ejemplo: ya se nos pararon las máquinas de radioterapia, porque hemos tenido apagones en la clínica y se dañó la tarjeta y el proveedor por la vía regular tiene que cotizarla, tiene que buscar, pedir los dólares. Tenemos más de cuatro meses con las máquinas paralizadas. Si tuviéramos acceso a esta compra, en 48 horas estarían funcionando. Esto es una emergencia, no podemos dejar las máquinas sin funcionamiento. En lo que respecta a las cirugías, no tenemos grapas, sondas, tubos especiales. Tenemos fallas de manera importante. Tenemos prácticamente paralizado el servicio de medicina nuclear, que es tan importante en la lucha contra el cáncer, pero es que no tenemos los radiactivos que se necesitan para hacer los estudios. Los proveedores argumentan que no les dan los dólares. Tuvimos además parado el robot quirúrgico, porque no conseguíamos repuestos. Esto en salud implica emergencia. No es que sea una catástrofe, pero sí debe ser solucionado de manera pronta, porque son miles de pacientes que ameritan ser atendidos.
¿Cuál es la situación de las anestesias? ¿Se agotan los anestésicos inhalados?
— Los anestésicos están escasos, aunque en Clínicas Caracas no tenemos estas fallas, porque tuvimos previsión desde hace meses atrás, pero en el área quirúrgica no tenemos las engrapadoras, tenemos problemas con las suturas, con la laparoscopia… es decir, estamos haciendo ahora una medicina que no es la adecuada. Mucha gente nos dice: bueno, pero al menos están operando. Pero claro, no estamos operando como deberíamos, con calidad. No es lo mismo que podamos hacer una operación que evita varios días de convalecencia, que hacerla de otra manera donde el paciente no se pueda ir rápido de la clínica. Estar muchos días postrado en una cama tiene que ver con los equipos y las técnicas que se estén utilizando.

POCA ATENCIÓN AL SECTOR PRIVADO

¿Por qué sus peticiones no son escuchadas por el gobierno? ¿Mantienen  una deuda con ustedes en Clínicas Caracas?
— Una de las cosas que más veo con preocupación es que hay poca atención hacia el sector privado, algo increíble porque este sector está atendiendo a más del 50% de la población venezolana. Por este problema con los ítems le hemos mandado correspondencia al ministro de Salud, diciéndole que es muy importante la escasez y le nombramos uno a uno los productos que fallan y que no se consiguen en el mercado. En la correspondencia también dijimos que hay problemas con los equipos para tratar el cáncer, que no tenemos material radioactivo, pero jamás no respondió. Le comenzamos a decir todo esto cuando teníamos fallas en 100 ítems, pero ahora ya vamos por 300 ítems. Pareciera que el problema de la medicina privada fuera indiferente a este gobierno. Pero allí reciben atención todas las personas de cualquier estamento social, allí acuden también empleados públicos que gozan de una póliza de seguro.
Clínicas Caracas no es una clínica elitesca, atendemos a muchísimos empleados de la administración pública. Los trabajadores de Pdval y Mercal vienen a nuestra clínica para ser atendidos. Cuando hacemos planteamientos no lo hacemos por la clínica, sino por los venezolanos que tienen que ser atendidos de manera eficiente en su salud. Con mucho dolor lo digo: No tenemos respuestas por parte del gobierno. Me preocupa mucho esto, porque es un grave problema de todo el país. Aunque aquí esto no lo va a solucionar solamente el gobierno, tienen que participar todos: las academias, las clínicas, los hospitales… esto no va a ser fácil de solucionarlo. Hay muchos que tienen ideas de cómo se puede solucionar. Tenemos más de 50 millones en deuda, que pudiera facilitar la atención de otros ciudadanos del sector público que vengan a la clínica.
¿Existe diálogo entre las clínicas y el gobierno? ¿Cuándo se reunieron por última vez?
— Es que no puede haber un sesgo que si estás en las clínicas privadas o no. Es dañino que no se oiga a gente valiosa, que ha hecho estudios por muchos años. Hubo diálogo, pero las soluciones no se han visto. En el caso concreto de Clínicas Caracas, jamás hemos tenido respuestas a nuestros planteamientos. Hemos presentado documentos serios, bien documentados. A la Defensora del Pueblo le vamos a enviar documentación de todo. Debe enterarse que hay problemas graves con los suministros médicos. Tenemos denuncias bien documentadas.

CLÍNICAS NO SON EXPLOTADORAS

¿La estructura de costos actual es rentable para las clínicas privadas?
— En líneas generales esta clínica debe estar ocupada en un ciento por ciento. Aquí el dividendo lo tiene el médico que cobra sus honorarios. Esta clínica, como tal, no es un negocio como es en otros países. Aquí la gente viene a la clínica y el que se favorece es el médico. Eso de creer que las clínicas producen y que son explotadoras, no es así. El problema de las clínicas cada vez es más complejo. Estamos regulados por el gobierno, vienen muchos pacientes que ni siquiera pueden cancelar la atención hospitalaria.
¿Está sobrecargado el sistema privado de salud?¿Cuántas camas tiene disponible?
— El sector privado de salud no está sobrecargado, nosotros atendemos más del 50% de pacientes en el país. El sistema está hecho para que el servicio en las clínicas privadas se colapse. Lo que no puedo entender es que como el gobierno no se ha dado cuenta que tiene una gran cantidad de seguros, no tiene un servicio de contención para saber quién requiere de la atención en una clínica. No es lo mismo que en cualquier ministerio se sepa quién debe acudir a una clínica, que mandar a todos los empleados a las clínicas que le resultan muy costosas. Cuando un paciente entra aquí por una gripe, está pagando como a 2 mil empleados, pero la gente debe saber que lo ingresa aquí a nuestra clínica lo debo pagar en impuestos. Aquí pagamos impuestos hasta para tener televisores en los cuartos. Aquí pagamos impuestos por la droga, por el deporte, por ciencia y tecnología, por la patente del municipio, por eso las clínicas resultan costosas. Se evitarían grandes costos si hacemos atención primaria. Una gripe atendida por un médico no debería costar más de 100 bolívares, pero como la clínica tiene que pagar todo lo que le dije, entonces debe eso estar en el orden de los 6 o 7 mil bolívares. El gobierno no quiere darse cuenta de esto y nunca le va alcanzar el dinero con esta situación.

EMERGENCIA SANITARIA

¿Qué medidas cree usted que se deben toma para solucionar el cuadro actual?
— Que se dé la emergencia sanitaria para que se abran las importaciones en el sector. Que se cancelen las deudas correspondientes que se mantienen con los proveedores. Aquí cuando se trae cualquier cosa son seis meses de espera. La burocracia se traga todo esto. Deberían tomarse nuevas iniciativas en las emergencias, especialmente, porque la mayoría son accidentes de motorizados. Considero que hay que tomar medidas urgentes con esto y que los motorizados tengan un carril especial en las autopistas para su protección, que no se sigan gastando millones de bolívares en accidentes de los motorizados. El gobierno debe implementar medidas primarias de salud para que las clínicas y hospitales no se colapsen y el nivel de gastos no sea tan elevado.

NIÑOS SIN VACUNAS

En el área de pediatría, ¿existe alguna situación producto de la crisis que ponga en riesgo la vida de los pacientes?
— Tenemos una alta población infantil con dengue. Eso no puede ser posible. Lo más grave es que hay también un repunte de la varicela, llamada lechina, porque desde hace seis meses no hay vacunas. En algo tan grave como esto, el sistema de salud debe actuar. Con el dengue, que anteriormente eso nos venía de Aruba, ya no existe. Creo que hasta en Cuba superaron esta enfermedad. Ahora nuestro país tienen cifras altas de dengue en nuestros niños. Lo que sucede es que tenemos una ciudad muy contaminada, nuestros niños tienen diarreas constantes. Hay algo sumamente grave también y es que las camas de terapia intensiva las están ocupando niños recién nacidos prematuros. El gobierno debería interesarse y analizar por qué hay tanta prematuridad en el país. Un prematuro puede estar hasta dos meses en terapia intensiva hasta que alcance el peso acorde. Hay una tasa alta de niños prematuros en Venezuela.
¿Tiene información sobre el sector público? ¿Cuál es la situación de hospitales como el JM de los Ríos, por ejemplo?
— Yo todavía visito el Hospital de Niños, soy pediatra, aunque soy jubilado sigo dando clases allí. La situación es deplorable… ¿Cómo es posible que el servicio de oncología esté cerrado? Hay servicios que redujeron las camas, el sistema se fue deteriorando. Prácticamente no es lo mismo de lo que fue este hospital hace veinte o veinticinco años atrás. Pero imagínese, si en las clínicas estamos colapsados, como estarán en los hospitales.
Médicos con terror
¿Cómo afecta la inseguridad a las clínicas privadas?
— Cuando yo empecé en esta clínica teníamos apenas 18 inspectores de seguridad, ahora vamos por 45. Recuerde que estamos ubicados en una zona difícil, tenemos gastos grandes en seguridad y esos gastos los tiene que pagar el paciente. Está tan difícil la situación de inseguridad, que muchos especialistas que son llamados en la noche para atender una emergencia tienen terror de venir a la clínica. Tenemos los que cumplen guardias nocturnas, tienen su cama aquí, pero hay especialistas que tienen que venir a cualquier hora de la noche. Tienen terror de venir de madrugada a San Bernardino.
¿Qué es lo que más le preocupa de la situación actual?
— Yo no ando con menudencias, mi gran preocupación es que no veo a las autoridades preocuparse por lo que está pasando en el área de la salud.  Los países que se han desarrollado lo hacen en función de una buena educación y buena salud. Sin esto, un país va a la ruina total. Es que este gobierno si se dice que faltan reactivos, responde usted tiene reactivos. Yo no puedo ser exagerado con esto, puedo ser sancionado, pero es la dura realidad que ahora vivimos.
¿Es necesario el llamado de emergencia humanitaria?
— Llámese como se llame, debe haber una solución, no solamente por parte del gobierno. Claro que es responsable de otorgar divisas, el gobierno debe reconocer que hay una grave situación, pero todos los actores de la sociedad también debemos unirnos en la búsqueda de soluciones.
En sus años de experiencia, ¿ha vivido una situación similar en el sector salud?
— Jamás. Aunque el sector público ha tenido grandes crisis en salud, no lo podemos negar, nunca habíamos tenido una grave crisis como esta. Nunca la había vivido de esta forma como en este tiempo, en mis cuarenta años que tengo ejerciendo la profesión.

CIFRA

70 Especialistas de Clínicas Caracas se han ido del país en menos de 8 años

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada