A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

viernes, 20 de marzo de 2015

Falleció la actriz y comediante Irma Palmieri, quien formó parte indispensable del programa Radio rochela, donde interpretó personajes como Hortensia, Mama Chicha y Pepito preguntón, falleció a los 83 años y Gonzalo López Silvero uno de los comentaristas y narradores estrellas que pasaron por Venezuela, en los últimos 50 años, tuvimos la suerte de oír y ver sus comentarios, y hoy gracias a los avances en la tecnología de la información, podemos recordar y volver a vivir, las hazañas que esos grandes periodistas nos narraron y comentaron en aquella época. Paz a sus almas.

Irma Palmieri: una gigante de la comedia

La actriz y comediante, quien formó parte indispensable del programa Radio rochela, donde interpretó personajes como Hortensia, Mama Chicha y Pepito preguntón, falleció a los 83 años

imageRotate
Palmieri vivía para hacer reír.
EL UNIVERSAL
jueves 19 de marzo de 2015  06:27 PM
Lo tenía todo para hacer reír al público. Un rostro –nariz aguileña, ojos rasgados y grandes, barbilla pronunciada– de lo más particular. Una voz aflautada. Y una estatura, se diría, bastante pequeña y menuda. Rasgos que Irma Palmieri, la actriz y comediante quien falleció este jueves a los 83 años, supo moldear y exagerar hasta el paroxismo con tal de exprimirle una carcajada a los venezolanos desde la platea del programa humorístico nacional: Radio rochela, que se mantuvo al aire durante cincuenta años.

Con sólo dibujar unos puntos en sus mejillas, ensanchar sus cejas con un creyón negro, y ponerse una gorra en la cabeza, Palmieri se convertía rápidamente en el niño Pepito, preguntón. Con una malla en la cabeza, cambiaba de acento en un tris y pasaba a ser la margariteña Mama Chicha junto con Honorio "Cheché" Torrealba. Y con una peluca, unos zarcillos colgantes, y un traje viejo se transformaba en Hortensia, la señora de edad avanzada que junto con su amiga Flora (Nely Pujols) acorralaba en un sofá a cuanto artista, estrella de la música y hasta político se acercara a la planta televisiva Radio Caracas Televisión, ubicada en la esquina de Bárcenas.

Los venezolanos Carlos Mata, Simón Díaz, Tomás Henriquez, Carlos Márquez y Gualberto Ibarreto, el entonces galán mexicano Salvador Pineda, el dominicano Wilfrido Vargas y hasta los integrantes del grupo Menudo, todos se dejaron seducir por aquel par de viejecillas que intentaba hacer trueque  –unas cuantas cabezas de ganado, otras tantas gallinas y unas cuantas hectáreas de tierra, a todas luces metáfora de la Venezuela de conuco, aún anclada en el pasado–, a cambio de unas caricias y un puñado de besos.

Fue a mediados de los años setenta que Irma Palmieri pasó a formar parte del elenco de Radio rochela. No pasaba por sus mejores momentos el espacio de comedia. Y un paso nada sencillo para la debutante debido a la misma humanidad. "No es joven ni es bonita", se dice que argumentaron los productores del programa, que sin embargo tomaron la decisión de darle una oportunidad. Y ella no tardó en demostrar que era gigante el talento que cabía en aquel cuerpecito.

Primero fue Pepito Preguntón. Luego Mama Chicha. Más tarde Flora y Hortencia, sin duda el personaje que selló su éxito en la pantalla chica local. Tanto que hasta llegó a editar un disco, Flora y Hortensia le cantan a los galanes, bajo el sello Sonográfica.

Y aunque no se le resistió a los dramáticos –participó en la telenovela Valentinaen 1975, La dama de rosa en 1986, y Señora en 1988, amén de haber participado en obras de teatro como Profundo, de José Ignacio Cabrujas-, Palmieri vivía para hacer reír.

Y sin importar el canal de televisión, pues más tarde que pronto terminó mudándose a Venevisión, donde formó parte de programas como Sal y pimienta y Cheverísimo. Cierto es que lo tenía todo para hacer reír. Pero ayer hizo llorar a todos

Gonzalo López Silvero

JESÚS E. MAZZEI ALFONZO |  EL UNIVERSAL
jueves 19 de marzo de 2015  12:00 AM
El fin del ciclo y parábola vital del periodista y narrador deportivo Gonzalo López Silvero, marca el final de una serie de narradores deportivos con los cuales crecimos admirando las hazañas y proezas que podrían hacer los atletas en actividades deportivas. En efecto, López Silvero junto con Delio Amado León, Carlos González y Mario Dubois y junto con uno de los amigos de mi padre, Felo Giménez, que me enseñó mucho de fútbol, fueron un quinteto inolvidable con el  cual contó Venevisión hace unos años en sus trasmisiones de beisbol y fútbol y en particular, en un programa que seguí mucho en mi adolescencia: Deportivas Venevisión.

Mi padre y mi querido colegio San Ignacio de Loyola, me hicieron ver lo importante del deporte, como inculcador de valores y principios del verdadero significado de la actividad física para mantener el cuerpo sano y adquirir virtudes que uno puede aplicar en el ciclo de vida de uno como trabajar en equipo, solidaridad, tomar decisiones entre otros. Y lo más importante como actividad lúdica que lo aleja a uno de los peligros que lamentablemente hay en la sociedad: Las drogas y la delincuencia en general.

Así las cosas, con el fallecimiento de López Silvero, se cierra si se quiere, un ciclo de grandes narradores y comentaristas deportivos quedando entre los veteranos periodista como: Humberto Perdomo y Dámaso Blanco, que por cierto inicio en Venevisión por allá a finales de los 70, junto con los periodistas especializados en beisbol, de ese canal, su andadura en los medios de comunicación social.

Mis recuerdos se remontan a finales de los años 60, cuando Venevisión empezó a trasmitir Los juegos de Grandes Ligas, en el Juego de la Semana, los días domingo y los Play Off y la Serie Mundial, si no me falla la memoria en la serie Mets-Orioles de 1969, allí pudimos ver a nuestros pocos grandes ligas de la época encabezados por Luís Aparicio, que jugó al final de su carrera con mi equipo favorito de EEUU, los Boston Red Sox. Pues, bien Venevisión, tenía un staff de primera línea de narradores y comentaristas encabezado como dije antes por Delio Amado León, a diferencia de hoy que tenemos beisbol todos los días y con un canal especializado en deportes como lo es Meridiano y ver cómo se han multiplicado nuestras estrellas en el Big Show.

Disfrutamos, pues, de sano entretenimiento y un esparcimiento que complementaba nuestra formación como ciudadanos, al poder valorar lo importante del deporte como hechura de buenas personas que deben servir de modelos para la juventud. López Silvero, tenía una forma muy característica de comentar y narrar, con ese acento cubano que lo hacía muy particular. Narró y comentó también para el Magallanes junto con la figura legendaria de Felo Ramírez en el circuito radial de ese equipo en los años 70.

Son varios los episodios que vinieron mi memoria al saber el fallecimiento de López Silvero, a la venerable edad de 85 años el pasado 10 de marzo. Uno de ellos la Serie Mundial entre Rojos y Boston de 1975, para muchos especialistas la mejor de los últimos años. El Mundial de Argentina 78, cuando Venevisión contrató a la Saeta Rubia, Alfredo Di Stéfano, como su comentarista extranjero que junto con Lázaro Candal formaron una llave inolvidable, luego se incorporaría a ella en otros mundiales del 90 en adelante, unos de los periodista venezolanos que más sabe de fútbol a ese staff, Cristóbal Guerra. También la primera final Caracas- Magallanes en 1994 (allí se incorpora Fernando Arreaza). El hit 4.192 de Pete Rose, fue ese otro acontecimiento que narró López Silvero, también la cobertura de la incorporación de Luís Aparicio al Hall de la Fama en Cooperstown. Hay un programa que no podemos dejar de recordar Deportivas Venevisión, que no se nos puede olvidar y que marcó un momento de la TV venezolana, por lo bien hecho, por las distintas actividades deportivas que cubría y por el sano entretenimiento que nos daba cada domingo. Fue Gerente Deportivo de ese canal.

He tenido la suerte de asistir por ese canal a todas las series mundiales desde 1969 hasta 1993 o 94, cuando Venevisión ya no trasmitió más beisbol de Grandes Ligas y desde el año 1985, beisbol, venezolano en adelante. Y desde, 1970, ver todos los mundiales de fútbol, y López Silvero, junto con esos narradores  que marcaron una época de la televisión deportiva venezolana que como uno de esos amigos invisibles como los llama el Dr. Arturo Uslar Pietri, ser testigo pues, de esos maravillosos años de disfrutar de dos de mis deportes favoritos: el beisbol y el fútbol.

Este es un homenaje a uno de los comentaristas y narradores estrellas que pasaron por Venezuela, en los últimos 50 años, tuvimos la suerte  de oír y ver sus comentarios, y hoy gracias a los avances en la tecnología de la información, podemos recordar y volver a vivir, las hazañas que esos grandes periodistas nos narraron y comentaron en aquella época. Paz a su alma.

jesusmazzei@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada