A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

miércoles, 18 de marzo de 2015

¡Bienvenido Dr. Rafael Muci-Mendoza!!! ¡Qué alegría recibir de nuevo sus unipersonales, pues al no saber de Ud. estábamos preocupados!!!...Este primer Uni-personal lleva el título de "Elogio del retorno y de la basura"...



Mostrando image001.jpg

Elogio del retorno y de la basura...

Rafael Muci-Mendoza



Y así, la basura recorre los oscuros laberintos del poder, allí precisamente
donde se habla de enfermedad sin padecerla...



¡Dos largos meses y días...! No, no estaba muerto ni enfermo, no estaba de
parranda ni fuera del país que tanto amo, ni fuera de mi hospital que me
magnetiza, no fui picado por el miedo ni me asaltó el fastidio de escribir,
fui bloqueado impunemente por la operadora telefónica nacional, esa que en
su cinismo dice ¨unir a la gente¨... Me tildaron de abusador y me
secuestraron en un oscuro calabozo cibernético llamado con el idioma del
imperio, ¨dynamic.blackhole¨; de nada han valido mis reclamos ni mis cartas,
soy un ciudadano de tercera en un país invadido por otro país arruinado
moral y económicamente: amoral, ruinoso y sin destino cierto. Aunque pago
puntualmente por un servicio, frente a la delincuencia carezco de derechos.
Es la táctica de la tiranía, del abuso, del que se cree más fuerte, de
típica inspiración e imposición del reinado cubano; un reproducir el
mecanismo que les ha permitido torcer el brazo y el espíritu de sus súbditos
por más de medio siglo. Más de dos meses bloqueado, igualito que en Cuba,
quieren que me autocensure, igualito que con El Universal: te publicamos si
te retractas y eliminas algunos adjetivos, así me dijeron, ¨Primero la
muerte que la deshonra¨, les repliqué, y así nació El Uni-Personal..., con
la impronta de la libertad y la rebeldía. Definitivamente, a menudo la gente
indecente, mercaderes de la miseria, no saben con quienes hablan, y se creen
que todos son como ellos. Aún sigo bloqueado, sin embargo, Dios aprieta pero
no asfixia, manos bondadosas me enseñaron a tomar atajos alternativos y de
nuevo estoy en la red, siempre aprendiendo para enseñar, siempre mostrando
el dolor de mi país, no otra cosa que el mío propio...

Agradezco a todos aquellos amables lectores que se preocuparon por mi salud
física y democrática y me lo expresaron mediante correos, llamadas
telefónicas o recado de terceros... Sabía que a pesar de todo, no estaba
solo y aún tenía mucho que decir...

Iniciamos el nuevo año 2015 mirando los resultados que hablan del rotundo
fracaso del llamado ¨socialismo del siglo XXI¨ en nuestro querido país.
Luego de 15 años de utopías y ficciones, de invenciones y despilfarro, de
robo descarado y monstruosas mentiras, de coqueteos con militarismo y la
dictadura, y finalmente, en dictadura plena, nos hallamos de frente a
carencias de todo tipo y de toda magnitud, inconmensurables; enfermedades y
pestilencias que parecían ya pasto de los tiempos, superadas antaño y de
vuelta con más fiereza en el hogaño y en continuo ascenso, profunda carestía
y desabastecimiento en medio de la destrucción del aparato productivo,
quiebra económica y social; peor aún, quiebra espiritual y moral, mentiras
que sustituyen más mentiras, robo rampante y cuentas encriptadas en bancos
por doquier con operadores prestos a ocultar los excrementos de gatos de
todo color, donde la maldad cuenta sus acreencias; viaje a China con toda la
familia parasitaria a pedir prestado para endeudar más al país y regresar
con la mano limosnera vacía, y lo que es peor, el ilegítimo que se hace
llamar presidente y la claque de gentes de baja ralea que le acompaña, en su
indiferencia y torpeza, nos avanzan a todo trance hacia el abismo pensando
únicamente en conservar a toda costa el poder que solo tienen los ungidos de
los dioses.  Hugo Chávez, el gran culpable. Detentó un poder omnímodo y
omnívoro, ese que todo lo corroe, que todo lo traga y todo lo defeca. Él y
su pandilla ya forman parte de los desechos en el basurero de la historia;
narciso redomado, no tuvo escrúpulos para dilapidar en medio de su delirante
ignorancia y falta de escrúpulos casi tres billones de dólares que no le
pertenecían y en muchos casos, en connivencia con muchos de quienes se hacen
llamar ¨opositores¨ y nos han llevado como borregos, una y otra vez, a
votaciones amañadas, tramposas y trampeadas...



'Dime qué es para ti la basura y cómo la tratas

y te diré quién eres'.

Fernando Gil Villa

Mostrando image002.jpg





Compromisos profesionales me llevaron el año que apenas finalizó a diversas
capitales de Latinoamérica. No vi basura vertida en las calles, no vi bolsas
de plástico ni gente hurgando sus contenidos. También es cierto, no pasé por
los barrios bajos, único cobijo del lumpen. ¿Cómo han realizado este
portento? La respuesta obvia es compromiso...

La lucha de la civilización contra la basura podría decirse, es un derivado
de la lucha primigenia contra el caos. En el principio y el fin, el caos es
lo normal siendo lo raro la vida, y más raro aún la vida ordenada y simple;
por ello, tal vez la basura sea el mayor estigma, el perenne recordatorio de
nuestras raíces animales, esclavas de la naturaleza, el símbolo del Mal. La
basura no solo refleja el mundo exterior, la realidad caótica que nos
desafía como el horizonte eterno, sino también el mundo interno, dejando así
marca indeleble en los procesos de identidad.

Vivimos entre la basura y nos ahoga la basura, reiteración del mejor
recordatorio de nuestra vida bestia, vivimos en el caos contrario a una vida
metódica y limpia, basta pasearse por el ejemplo expuesto del Municipio
Libertador, porque él no solo refleja el mundo exterior del país y de la
clase roja que lo mal conduce, sino también el mundo interno de quienes
sojuzgan nuestra vidas y nos contaminan de basura excrementicia. El desorden
y la suciedad son los fantasmas que hay que exorcizar continuamente, tanto
en la naturaleza como en el interior de nuestros propios cuerpos. Los
cuadros de Antonio Berni (1905-1981), elaborados con desechos del basural
nos muestra la realidad pestífera con la que convivimos argentinos y
venezolanos, es el drama de los que viven entre y de la basura....

Los que levantan el puño sucio frente a la gente amenazándolos, son los
mismos que meten sus manos malolientes en el erario público y a elevadísimos
costes, llevan sus familias de paseo allende los mares; esos a quienes no
afecta la maldición bíblica de tener que ganarse el pan con el sudor de sus
frentes. Y así, la basura recorre los oscuros laberintos del poder, allí
precisamente donde se habla de enfermedad sin padecerla, de hambre sin
sentirla, de conocimiento cuando sólo se conoce la ignorancia, de muerte
prematura sin sentido, y sin experimentar ni una lánguida tristeza cuando se
es rodeado por guardaespaldas cubanos; de embarazos de niñas con muñeca en
mano, de sufrimiento de niños enfermos para los cuales no habrá redención.
De nuevo, es la basura degradante y desgarrante que quiso mostrarnos Berni
en su obra, construida con profunda pena con desechos del basurero. Un
reclamo, una denuncia, tal como el Populismo sucio donde tu gobierno te
promete democratizar la justicia y luego legisla para domesticarla y
dirigirla en contra tuyo. Es el populismo inmundo donde el candidato te
augura luz y agua más baratas y luego, cuando llega al poder, deja a
millones de familias sedientas, sucias y en la oscurana; tampoco habrá
desodorantes para medio tapar el hedor del profundo malestar. Es el
populismo churretoso, ese que te dice que no hay ni habrá escasez de
medicinas y que al rato el enfermo crónico no pueda conseguirlas, ni aun
pagar el alto coste de una medicación de dudosa procedencia y para colmo
viciada de vencimiento. Es el populismo mugriento que se compromete a la
transparencia y luego se esconde tras un plasma opaco y marrón con tufo
fecal. Es el populismo asqueroso que nos pinta todo de azul cielo, pero más
propiamente de rabioso rojo. "Sucios son ellos, vale. Nos toca mucho qué
limpiar, mucho, mucho¨.

Mostrando image003.jpg

Para leerme pueden Seguir estos enlaces o copiarlos en la barra del
buscador: https://www.tumblr.com/search/rafael+muci+mendoza

https://www.facebook.com/MuciMendoza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada