A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

domingo, 18 de agosto de 2013

En 2013 se cumple el bicentenario del nacimiento de Giuseppe Verdi, uno de los más inspirados, brillantes y populares compositores de ópera de todos los tiempos. A lo largo de su dilatada vida, de 1813 a 1901, los estrenos de sus veintiséis óperas jalonan la vida musical italiana y mundial, y le convierten en símbolo nacional en una turbulenta Italia en lucha por la unificación y la independencia. Profundo renovador del arte lírico, supo dotar a la ópera de un nuevo sentido dramático y darle una fuerza desconocida.



El Carabobeño 18 agosto 2013

En el bicentenario de Verdi el mundo vive la vigencia de su arte

  1. Va Pensiero - Pavarotti @ Zucchero - YouTube

    www.youtube.com/watch?v=6bt9RTMDvX4
    23/03/2008 - Subido por tussinelli
    mariah carey and luciano pavarotti - heroby Michele O. 1,510,398 views ... GIUSEPPE VERDI - Nabucco - Va ...
En 2013 se cumple el bicentenario del nacimiento de Giuseppe Verdi, uno de los más inspirados, brillantes y populares compositores de ópera de todos los tiempos. A lo largo de su dilatada vida, de 1813 a 1901, los estrenos de sus veintiséis óperas jalonan la vida musical italiana y mundial, y le convierten en símbolo nacional en una turbulenta Italia en lucha por la unificación y la independencia. Profundo renovador del arte lírico, supo dotar a la ópera de un nuevo sentido dramático y darle una fuerza desconocida.
Es difícil que alguien, aún sin ser aficionado a la música, no conozca algún fragmento de una obra de Verdi, aunque no sepa su autor: el brindis de La Traviata, el coro de cautivos de Nabucco o “la donna é mobile” de Rigoletto han sido utilizados en anuncios y sintonías, son clásicos populares. Julia Roberts se emociona asistiendo a La Traviata en “Pretty Woman”; los hermanos Marx hacen de la suyas en la representación de El Trovador en “Una noche en la ópera”. Y todos los teatros importantes del mundo ofrecen algunas de sus obras cada temporada, especialmente las más populares: Aida, La Traviata, Rigoletto, El Trovador.
La conmemoración del bicentenario en 2013 es una ocasión muy oportuna para recordar al maestro y resaltar la vigencia de su arte. 
Todos los grandes teatros del mundo (Metropolitan de Nueva York, Ópera de París, Staatsoper de Berlín, etc.) dedican especial atención a sus obras esta temporada. En Italia se multiplican las celebraciones (Florencia, Bolonia, Nápoles, Bari, Turín, Venecia, Palermo); el Teatro Regio de Parma, “tierra de Verdi”, ofrecerá  en octubre un Festival Verdi; la Scala de Milan ha programado Falstaff, Nabucco, Macbeth, Un ballo in maschera, Don Carlo y Aida. En la Ópera de Roma, el maestro Riccardo Muti dirigirá “I due Foscari” y “Nabucco”.
Para quienes no tengan oportunidad de acudir a escucharlas en directo, existe a disposición de los aficionados una extensa oferta de las óperas verdianas por los mejores intérpretes, en CD y en DVD, que permiten disfrutarlas en casa con toda comodidad.
El hombre y el músico
Verdi nace el 10 de octubre de 1813 en Le Roncole, minúscula aldea del Ducado de Parma, de padres campesinos. Dotado para la música desde niño, a los 18 años se le niega el ingreso en el Conservatorio de Milán, por lo que estudia con profesores particulares y a los 22 años ocupa el puesto de maestro de música en el pueblo de Busetto. A los 26 años presenta en Milán su primera ópera, Oberto, comienzo de una brillante carrera: en 1850 ha estrenado ya quince óperas y en los años siguientes se consagra con su trilogía más popular: Rigoletto, Il Trovatore, La Traviata. Después se esperarán con expectación sus obras (Don Carlo, Un baile de máscaras, La forza del destino), que sumarán éxitos continuados hasta el estreno de Aida en 1871. Tras una larga etapa de dieciséis años sin componer, como muestra de vitalidad inagotable, 
estrena Otelo en 1887 y Falstaff en 1893, con ochenta años de edad, incorporando nuevas ideas y tendencias al lenguaje musical.
Durante su vida Verdi alterna una vida cosmopolita, de viajes y relaciones sociales, con el apego a su tierra natal, donde pasa largas estancias, más prolongadas a partir de la compra de la finca de Sant´Agata, a los 34 años, que aumentará su vinculación al campo y será su lugar de retiro.
Presenta sus obras en las grandes ciudades y es requerido en todo el mundo: compone “Las Vísperas sicilianas” para la Ópera de París; el Teatro de San Petersburgo le encarga “La forza del destino”; concibe la cantata “Himno de las Naciones” para representar a Italia en la Exposición de Londres de 1862; estrena “Aida” en el El Cairo en 1871, con motivo de la celebración de la apertura del Canal de Suez; en 1874 dedica un emocionado recuerdo a su admirado Manzoni con un imponente Réquiem.
Verdi no permanece ajeno a las convulsiones políticas de una Italia en vías de unificación, bajo el impulso de líderes como Cavour y Garibaldi. Desde el estreno de “Nabucco”, su coro de hebreos cautivos “Va, pensiero”, con su frase “O mia patria, si bella e perduta”, provoca la identificación popular, va convirtiéndose en un símbolo de las aspiraciones italianas. 
El emblema VERDI es utilizado por el pueblo en graffiti y aclamaciones para reivindicar a Vittorio Emanuele Re D´Italia frente a los austriacos. En una breve pero comprometida carrera política, es elegido miembro de la Asamblea de Parma en 1859, y en 1861 diputado del primer Parlamento del Reino de Italia tras su unificación.
Su muerte en 1901 constituyó un duelo nacional. En su funeral en Milán, con asistencia de más de doscientas mil personas, el maestro Toscanini, al frente de un coro de ochocientas voces, interpretó como despedida el tan querido “Va, pensiero” de Nabucco.
Fuente:www.andalan.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada