A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

lunes, 8 de junio de 2015

Elogio del subterfugio… Rafael Muci-Mendoza

Mostrando image001.jpg

Elogio del subterfugio…

Rafael Muci-Mendoza


Según el DRAE: Subterfugio. (Del latín, subterfugĭum).m. Efugio,
escapatoria, excusa artificiosa. Era sábado, tiempo de boletas, cosa muy
seria, el hermano Heraclio León, Director del Colegio La Salle de Valencia
iba de salón en salón repartiendo el resumen de nuestros logros y fracasos
materializados en la boleta, exaltando el mérito y regañando a los ¨bobitos¨
de siempre que no estudiaban ni se cepillaban los dientes. Uno de ellos era
llamado ¨el sifilítico¨ por su acné conglobata, desgaire y desaliño, siempre
tenía en su pupitre una de esas revistas pornográficas de entonces, y estaba
más pendiente de las redondeces de las modelos pegadas en la tapa que de las
clases de los hermanos Elías, Gaspar o el Hermano Leandro. Los había como mi
hermano Franco y yo –perdonen la inmodestia, pero así era-, que alternábamos
el primero y segundo puesto. Ello equivalía a llevar a casa una medalla en
el pecho para devolver el lunes siguiente. ¡Saqué medalla! Nuestro padre era
quien firmaba aquel sumario de actividades; él, que no había tenido
escolaridad ninguna pero que quería y exigía lo mejor de sus hijos, firmaba
y nos decía solemne y sin felicitaciones: -¨¡Ese es su deber!¨. Así que el
sentido del deber lo llevamos marcado muy adentro…

Mostrando image002.jpg

Pero habían otros muchachos que escamoteaban la entrega de sus boletas y no
se presentaban a la cita sabatina. Para entonces se hablaba de un recurso
extremo: colocar un diente de ajo entre las nalgas, lo que produciría fiebre
con escalofríos, ardentía de la piel y hasta delirio… ¿Qué más excusa…? No
sé a ciencia cierta si la engañifa era cierta y cuál de todos era el
producto responsable del desafuero orgánico, si los componentes sulfurosos
del ajo, si se trataba de la aliína o del ajoeno…, pero cualquier recurso
parecía válido a los que entonces y ahora son mentirosos y les gusta el
miriñaque –de nuevo de acuerdo a mi padre, crear enredo y confusión-. Pero
todavía, si aquel recurso no resultaba, quedaban en el bestiario de entonces
otros expedientes: podía recurrirse a la ¨diarrea con sangre¨, la terrible
amebiasis intestinal con todo y ¨pujo¨ simulado: tomando en dosis
intermedias leche de magnesia de Phillips que existía en todas las casas, y
comiendo remolacha se lograba el ansiado resultado. Luego del hecho, con
cara de fingido terror se llamaba gritando a la madre para que viera en la
poceta aquella horrible deposición roja sin moco, al tiempo que rápidamente
se bajaba la cadena, que en medio de gran estrépito y revoltillo de agua, se
tragaba el cuerpo del delito… Las madres en su bondad solían caer en el
artificio y brindaban al enfermito tizanas y sopa de plátano verde que con
un solo plato terminaba con la continuación…  Otra argucia era el dolor de
oídos: con el cuento de que durante el baño se había metido agua en el
conducto auditivo externo, empezaban a brincar en una pata en el medio del
patio tratando de liberarse del menisco acuoso quejándose de insoportable
dolor; dolor que duraba lo suficiente para no ir al colegio y que
desaparecía con un poquito de aceite de comer entibiado en una cuchara de
sopa y aplicado por gotas en el orificio natural…

La historia laboral de nuestro presidente en el Metro de Caracas, no le deja
bien parado; como líder sindical se habla del exceso de reposos; imagino que
recurrió a las argucias mencionadas. Estas conductas dominan la vida y
signan la existencia. Pero vea usted, que aunque hay adultos machos y
vernáculos –bueno, no estamos seguros-, revolucionarios de estirpe y
fogueados en Cuba que hoy día recurren a los mismos resabios antes de un
examen, porque con una boleta tan deficiente no lograrían que nadie se las
firme y el hermano Heraclio León les aseguraría un coscorrón o un bofetón en
la cara o en el cogote: Venezolanidad: cero/20. Estudio: cero/20.
Asistencia: 3/20. Higiene: 20/20 – gracias a Louis Vuitton-. Buenas
costumbres: 0/20. Lenguaje, cero/20, lenguaje de germanía 20/20.
Patriotismo: cero/20. Virtudes: cero/20. Sinceridad: cero/10. Libertad:
cero/20… -¨Mire amigo -le dice Raúl desde la isla-, es mejor que no viaje a
Roma porque como decía el difunto, la reprimenda con tunda que le van a dar
le viene con candanga y burundanga y será el hazmerreír del mundo, si es que
ya no lo es…¨.

Pero además, existen ítemes que no son juzgados en la boleta. Dígame
aquellos que cuando prevalidos de fuerza que consideran inagotable, pero que
olvidan son flores de un día como los amores de estudiante, insultan y
amenazan sin meditar que están incitando a la guerra y a reeditar el
fratricidio, tal como proveerle a tantos Caínes una quijada de burro
made-in-China: "Si fracasara la revolución bolivariana y el imperialismo
toma el control del país, que se preparen para un tiempo de masacre y
muerte". Pero resulta que la masacre a la Constitución, a las libertades, a
la justicia, al campo, al rebaño nacional, a las finanzas públicas y al
tesoro nacional está hace rato consumado….

Les queda el recurso del descanso del guerrero, pero si no hay cansancio
porque no hay trabajo productivo, queda bajo la manga la carta de, "Los
médicos me han obligado a quedarme en descanso y es lo que estoy haciendo
ahora. De hecho he tenido que, por recomendación médica, suspender el viaje
a Roma… Me da mucha pena, pero bueno por razones de un gripón que me ha
pegado y una otitis fuerte, los médicos me han prohibido montarme en avión y
emprender un viaje de estas características…" Razón no le falta, pero en
horas estará curado y volverá a injuriar desde sus mabitosísimas cadenas a
todos los que pensamos diferente… Definitivamente la vergüenza no existe con
revolución…

Hay gentes que en la vida se creen ganadores porque a la fuerza y con mañas
y miriñaques se mantienen en el poder, pero no son más que perdedores
manipulados por un entorno podrido, e incapaces de reconocer que son simples
tontos útiles de los que se han valido malhechores y traidores, van
tribilineando por la vida. Si pudieran mirar a su interior verían una
terrible fealdad, apreciarían el desprecio de su pueblo a quién han
traicionado y siguen traicionando y terminan siendo la irrisión de la
multitud….

 

Para leerme pueden seguir estos enlaces o copiarlos en la barra del
buscador:

https://www.tumblr.com/search/rafael+muci+mendoza

https://www.facebook.com/MuciMendoza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada