A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

viernes, 11 de abril de 2014

Entender mejor a los pacientes y, sobre todo, demostrar que la pintura es una "locura" universal que no entiende de enfermedades mentales, son las razones que han inspirado la exposición "Colores en el alma", con obras de internos de los hospitales psiquiátricos Borda y Moyano de Buenos Aires.

La pintura, una locura que no entiende de enfermedades mentales

La exposición surgió después de que los pacientes participaran en varios talleres de pintura coordinados por la comisaria de la exposición, María Luisa Barril, que trabajó con ellos para ayudarlos a transmitir sus sentimientos a través del arte como parte de su terapia.

imageRotate
Detalle de una de las obras de la exposición
EL UNIVERSAL
viernes 11 de abril de 2014  10:51 AM
Buenos Aires.- Entender mejor a los pacientes y, sobre todo, demostrar que la pintura es una "locura" universal que no entiende de enfermedades mentales, son las razones que han inspirado la exposición "Colores en el alma", con obras de internos de los hospitales psiquiátricos Borda y Moyano de Buenos Aires.

En total son quince los artistas del hospital Borda y dieciséis los del Moyano que por estos días exponen sus cuadros en el Pabellón de Bellas Artes de la Universidad Católica Argentina (UCA), con distintos estilos, desde los más clásicos a los más abstractos, que expresan su personalidad y su modo de entender la vida.

"Algunos nos sugieren alegría, otros energía en colores vivos, otros nos conmueven. Las obras expresan la vida humana desde una pluralidad de aristas", analizó la directora del pabellón, Cecilia Cavenagh, en la apertura de la muestra.

La exposición surgió después de que los pacientes participaran en varios talleres de pintura coordinados por la comisaria de la exposición, María Luisa Barril, que trabajó con ellos para ayudarlos a transmitir sus sentimientos a través del arte como parte de su terapia.

Barril resumió la muestra y la selección de obras como un "intento de transmitir" algo de lo que sintió mientras trabajaban.

"Ellos elaboran su trabajo con esa ternura atenta, sienten apasionada curiosidad. Al terminar la obra brillan sus ojos, con una mirada de indecible felicidad", comentó la comisaria.

A la inauguración de la muestra asistieron varios de los pacientes, que agradecieron a Barril su participación con rosas rojas y expresaron su felicidad por la posibilidad de mostrar sus creaciones en una sala de exposiciones.

El decano de la Facultad de Psicología de la UCA, Marcelo Noel, apuntó a un concepto que resume toda la exposición: la curación.

"Curación no en el mero sentido médico, sino en el más amplio de cuidado mutuo", ya que la pintura da "una oportunidad de conversación con su persona toda", sostuvo Noel.

Los temas que los internos tratan en sus obras son la naturaleza, la religión, la búsqueda interior y el sexo, entre otros, sin olvidar los problemas normales del día a día, con títulos como "Del abismo no se sale por salir", "Tango, avión presidencial", "Love, love por tu culpa" o "Historia, tradición y esperanza".

El defensor público de menores de Argentina, Atilio Álvarez, calificó la exposición como "una muestra de la dicotomía entre la luz y la oscuridad" en la que se mueven los enfermos mentales de la institución.

"Cuando tienes una luz, no la escondes debajo de la cama, la sacas para que todos puedan verla. Los que tenemos la suerte profunda de ver la luz tenemos que ayudar a todos para que cada vez sean más los que puedan disfrutarla", afirmó.

El Hospital Borda es el psiquiátrico más famoso de Argentina por sus métodos para animar a los pacientes a expresarse, tanto de palabra como de pintura, lo que ha llevado a sus internos a dirigir desde hace veinte años la primera emisora del mundo hecha por enfermos mentales, Radio La Colifata.

Esta experiencia, que partió con los objetivos médicos de ayudar a los internos a mantener la habilidad del habla y a entrenarles en la realización de debates y argumentaciones, se ha convertido en un modelo a seguir en muchos otros hospitales del mundo.

Así, por ejemplo, se crearon cincuenta emisoras a imagen y semejanza por todo el mundo, como Radio Nikosia en Barcelona, Radio Vilardevoz en Montevideo, Radio Diferencia en Valparaíso (Chile) o Radio Citron en París.

Todos estos proyectos surgieron como respuesta al "estado de marginación y de sufrimiento mental" que caracteriza a los internos de lo que históricamente se conoció como manicomios o loqueros.


Colores en el alma

tiempo.infonews.com/mobile/tiempo/notas/122204.php
 09.04.2014 | Arte e integración
Así se llama la exposición inaugurada ayer en la UCA y que reúne 140 cuadros realizados por pacientes de los neuropsiquiátricos Borda y Moyano.

Machu Pichu es una pintura de Carlos Antonio Oviedo. Un cacique inca gana el primer plano de la obra; de fondo, las famosas ruinas en todo su esplendor. Carlos es paciente del Hospital Borda. Carlos es artista. En Florero azul, predomina ese color: el agua, las flores y el florero, claro, son azules en la obra de Digna Durich. Digna es paciente del Hospital Moyano. Y es artista. Ayer, en el Pabellón de Bellas Artes de la Universidad Católica Argentina (UCA) se inauguró la muestra "Colores en el alma. Pintar en el Borda", una selección de 140 cuadros realizados por pacientes del neuropsiquiátrico José T. Borda y artistas invitadas del Moyano. La exposición, curada por María Luisa Barril, presenta las obras plasmadas en los talleres que la misma curadora coordina en el centro de salud mental de Barracas. "En esta exposición, ellos demuestran que pueden pintar y que hacen obras de arte, que pueden trascender y seguir pintando para dedicar su vida a eso. Este es el primer impulso para conseguir ese objetivo", dice María Luisa. Este es su primer trabajo con pacientes psiquiátricos y no duda: "Fue la mejor experiencia de mi vida. En ellos están los verdaderos valores del ser humano en su máximo potencial. Y ellos te los transmiten." Miguel Ángel Sosa tiene 49 años. Está internado en el Borda desde 1999, por esquizofrenia paranoica. Dibujó un auto en homenaje a su hermano mayor. "Él me enseñó a dibujar autos", recuerda. Además, en la pintura al óleo y acrílico sobre tela en el que predomina el color cobrizo, hay un sauce llorón. "Me gusta ese árbol porque toca el agua", explica Miguel Ángel, quien trata de reconstruir el momento de la creación: "Me dejé llevar por el dibujo. Mientras lo hacía, sentía un poco de conformismo porque veía cómo me iba quedando, un poco de inseguridad por no saber cómo me iba a quedar, y después, sobre todo, alegría por haberlo terminado." Y ahora, con ese dibujo suyo en una pared, en una muestra, se emociona: "Verlo presentado acá me da mucha alegría. Para mí significa mucho porque no me imaginé que iba a llegar a estar expuesto, porque lo hice como un desahogo mío." Lo pintó en 2005. Se llama El auto en la ruta ¿Dónde está el piloto? Es que cuando terminó de hacerlo se dio cuenta de que el auto no tenía conductor. "Entre los médicos hay gente muy buena. Estoy cómodo y la paso bien", asegura Miguel. Entre esa buena gente está María Yusti, la jefa del servicio donde está internado. "Me siento una madre, consejera y defensora de ellos. Los quiero mucho y trato de protegerlos siempre que puedo", afirma la médica psiquiatra, al tiempo que no duda de la trascendencia que tiene este evento para los pacientes: "Es importante compartir estos momentos tan gratos para ellos". En Historia, tradición y esperanza, Natalia Miño intentó "mantener viva la cultura ucraniana, más aún en este duro momento que atraviesa ese pueblo". Dos manos azules con vivos amarillos van al encuentro de otra mano de color convencional. Una vela representa a una de las víctimas del conflicto, explica Natalia, que canta en la capella de banduristas Taraz Shevchenko, que rescata el folklore ucraniano en la Argentina. Paciente del Moyano, además es soprano y, desde 2012, estudia ese idioma. "Nos da muchísimo gusto recibir esta muestra en nuestra Universidad", se enorgullece Marcelo Noël, decano de la Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la UCA. "El arte es una manera de expresión –agrega–, y el encuentro con estos artistas nos permite una curación mutua en un sentido muy particular, que es el de entrar en una conversación: que cada uno de nosotros, libremente, podamos tener una expresión, recibirla, intercambiarla. Esta muestra nos invita a conversar con las personas que han estado en el Borda y en el Moyano, que nos cuentan muchas de sus vivencias a través de su arte." «     Hasta el 4 de mayo La exposición "Colores en el Alma. Pintar en el Borda" puede visitarse de martes a domingo de 11 a 19 en el Pabellón de las Bellas Artes de la Universidad Católica Argentina, Av. Alicia M. de Justo 1300. Con entrada libre y gratuita, hasta el 4 de mayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada