A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

domingo, 27 de julio de 2014

Hay maneras de matar personas a quienes va dirigido el dardo de la indiferencia...

Mostrando image004.gif

Mostrando image001.jpg

Elogio del crimen...

Rafael Muci-Mendoza

Hay maneras de matar personas a quienes va dirigido el dardo de la
indiferencia...

En la tradición cristiana, la figura del rey Herodes I El Grande es conocida
por instigar la llamada Matanza de los Santos Inocentes después de que los
Magos de Oriente no le dijeran el lugar del nacimiento del ¨Rey de los
Judíos¨. Fama de sanguinario la que adquirió el rey de marras ante el pueblo
judío al mandar a asesinar en Belén a todos los niños menores de 2 años;
fama de cruel la que tiene el socialismo entre los venezolanos que manda
matar a los enfermos sin distingos de edad o condición patológica... Y es
que hay muchas maneras de matar a tantas personas a quienes va dirigido el
dardo de la indiferencia y maleficencia de los gobernantes. Para más, al
tope de la cruz que cargan niños y madres, sin un cirineo que los ayude, los
desalmados les colocaron un inri como nota de burla (acrónimo de Iesus
Nazarenus Rex Iudaéorum), ¿Será qué en el alto gobierno hay alguien que se
apiade de los chiquilines del Hospital de Niños de Caracas -rostros
concretos- y la inclemente degollina de cada día?, ¿Será que estos
burócratas desalmados, gentes de vida atroz, tienen hijos o nietos?, ¿Será
que podrían intentar al menos calzar los escarpines de los bebes y el dolor
de sus madres y de sus médicos tratantes? La respuesta es destituir al que
denuncia, como si el pecado de lesa humanidad con ello quedara borrado, como
si no fuera un clásico ejemplo del genocida abuso del poder. Raro que no se
les haya ocurrido crear una Defensoría del Pueblo -tan necesitados que de
ella estamos-, por lo que propongo una Defensoría del Niño dirigida por una
Lya Imber, protectora a ultranza de los derechos del niño...

De nuevo y en socialismo, se cumple el oráculo del profeta Jeremías: ¨Un
clamor se ha oído en Ramá, mucho llanto y lamento: es Raquel que llora a sus
hijos, y no quiere consolarse, porque ya no existen¨.

Mostrando image002.jpg

Addendum



La muerte de un niño es el dolor más antiguo e inevitable de la humanidad.
Según la novelista francesa Marie Darrieussecq, ¨La muerte de un niño es el
último escándalo. La civilización olvida que los niños son mortales. Es
increíble el número de libros  y películas que salen desde hace algunos años
sobre la muerte. Pero que un niño muera, hoy en día, sigue siendo
insoportable¨ (Gandillot, 2001).


Mostrando image003.jpg




Los hombres que se aferran a su poder por miedo, abusan del poder y solo
pueden mantener su reinado infundiendo el miedo. Los santos inocentes de hoy
están vivos, pero aún en vías de extinción, siguen mostrando sus caritas de
tristes perseguidos pero pronto ya no lo estarán, ellos los matarán porque
más importante es la revolución involutiva; otro de los crímenes de lesa
humanidad del narcoestado venezolano...

La muerte de un niño es el dolor más antiguo e inevitable de la humanidad.
Según la novelista francesa Marie Darrieussecq, ¨La muerte de un niño es el
último escándalo. La civilización olvida que los niños son mortales. Es
increíble el número de libros  y películas que salen desde hace algunos años
sobre la muerte. Pero que un niño muera, hoy en día, sigue siendo
insoportable¨ (Gandillot, 2001).





LA ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA  SE PRONUNCIA SOBRE  LA  SITUACIÓN DEL
HOSPITAL DE NIÑOS

J.M. DE LOS RIOS



La Academia Nacional de Medicina, de conformidad con lo dispuesto en su Ley
Orgánica y su Estatuto, es una institución de utilidad pública que
representa a la ciencia médica nacional.  En razón de ello, los firmantes,
Miembros de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela, manifestamos
nuestra protesta -de manera pública y enérgica- por el nocivo proceso de
destrucción sistemática y sostenida de la estructura y funcionamiento del
Hospital de Niños "J.M. de los Ríos", ocurrido en los últimos quince años y
lamentablemente acelerado durante 2014.

Este hospital, con 78 años de atención médico-quirúrgica especializada y
continua, posee un área de cobertura de la totalidad del país, no sólo en lo
asistencial sino en la formación permanente de diversos tipos de
profesionales de la salud en el área pediátrica, entre otras importantes
labores.

El "J.M de los Ríos" actualmente padece no solamente de la escasez de
insumos y material médico quirúrgico, o de las pésimas condiciones de la
infraestructura de los hospitales, sino que también sufre del déficit de
profesionales de la salud, motivado a la actitud desplegada por los órganos
del Estado que han decidido jubilar arbitrariamente -de oficio- a los
profesionales que prestan sus servicios en dicho centro asistencial y que
han elevado su voz de protesta frente a la intención oficial de que los
denominados Médicos Integrales Comunitarios ingresen al hospital para actuar
como si estuvieran capacitados para ejercer la especialidad pediátrica.

Estas medidas, perjudican a los pacientes que acuden al centro asistencial
en búsqueda de profesionales de la medicina especializados que atiendan sus
requerimientos, y desconocen el contenido de lo dispuesto en la Convención
de Derechos del Niño y Ley Orgánica de Protección del Niño, Niña y
Adolescente al no garantizar que éstos venezolanos gocen del más alto nivel
posible de salud y de los servicios necesarios para el tratamiento de las
enfermedades que padecen; sacrificando el efectivo disfrute de su derecho a
la salud por acallar al personal que ha decidido denunciar los atropellos y
desmanes  que ocurren en dicha institución.

Es por estas razones que hacemos un llamado de reflexión al Gobierno
Nacional para que detenga la escalada de injusticias  dirigidas a la
eliminación de las denuncias efectuadas y destinadas a anular las actitudes
dignas de quienes están defendiendo los derechos de aquellos que no pueden
hacerlo por sí mismos.

La situación del Hospital de Niños "J.M. de los Ríos" no es única,
lamentablemente en todo el país hay numerosos casos similares, razón por la
cual se hace este llamado a la sensatez que tanto necesita el país.

Aprobado por la Asamblea de la Academia Nacional de Medicina el día 17 de
julio de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada