A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

domingo, 22 de junio de 2014

Una perversa estrategia nos ha hecho vernos diferentes los unos a los otros por no pensar igual...

Mostrando image001.jpg

Elogio del instinto...

Rafael Muci-Mendoza

Mostrando image002.jpg

Una perversa estrategia nos ha hecho vernos diferentes los unos a los otros
por no pensar igual...

¿Qué es, pues, ese instinto que gobierna todo el reino animal, que en los
hombres fortifica la razón o reprime el hábito? ¿Es la divinæ particula auræ
de Horacio? No cabe duda, es algo divino, como casi todo lo que es en la
Naturaleza. Todo en ella es el efecto incomprensible de una críptica causa.
La emergencia de la crueldad se pierde en la noche de los tiempos. Solemos
decir que es instintiva, como queriendo justificar su presencia entre
nosotros e ignorando que la razón y las buenas costumbres enseñadas en el
hogar, atenúan, neutralizan o redireccionan su irrupción y nefastas
consecuencias; por el contrario, los hogares desarticulados con padres
enfermos: personalidades psicopáticas, son capaces de generar odio,
resentimiento y crueldad en la descendencia; igualmente, los gobernantes
desquiciados nacidos en ese entorno contagian una nación entera,
especialmente si poseen cualidades de líder.

Pero tiene su contrapartida. Es la divina partícula de la libertad. Es David
contra Goliat. Es el instinto libertario, indómito, el del caballo mirando
hacia la derecha de nuestro escudo. Dios nos hizo libres. Una mujer
menudita, María Corina, solitaria, arriesgando la vida para oponerse a la
maldad, tal como el rebelde desconocido en la República Popular China
durante la revuelta de la plaza de Tian´anmen en 1989; ella solita,
enfrentando con inaudito coraje a un poder corrupto y despiadado, suerte de
fila de tanques de guerra que representan la bestialidad más abyecta.

Tal ha ocurrido en nuestra patria donde una perversa estrategia bien
diseñada nos ha hecho  vernos diferentes los unos a los otros por el solo
hecho de no pensar igual, mientras un grupúsculo desalmado ignora los males
de la nación: la salud totalmente destruida y el dolor desbordado, maldita
crueldad...

rafaelmuci@gmail.comrafael@muci.com

Mostrando image003.jpg

Addendum

"¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que
está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: "Hermano, deja que te
saque la paja de tu ojo", tú que no ves la viga que tienes en el tuyo?
¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para
sacar la paja del ojo de tu hermano"

(Lucas 6, 41-42)



El cinismo de Giordani. No puede uno menos que dedicar algunos párrafos a
esa oda al cinismo, no otra cosa que el trasunto de esa carta sin destino,
que es tan difícil de leer sin perturbarse cuando se percibe la miseria
humana en su más clara expresión, cuando se aprecia la poca capacidad de
introspección de una persona incapaz de mirar en derredor y ver el erial en
que con su ayuda, se ha transformado nuestra patria y lo que es más
importante, la turbidez de su mirada que exculpando se inculpa. ¡Un
verdadero cáncer aposentado en la economía nacional! Eso es lo que ha
sido... Pero el pobre hombre de marras no aprendió nada y al intentar
quitarse la careta solo alcanzó a dejar ver otra más triste, confundida y
pestilente. Con más pena que gloria se retira botado, cuando el mismo pito
que aquél tocó, ahora le es tocado a él... Los otros, que vayan tomando
consejo y liando sus bártulos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada