A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Tantos me han repetido que el socialismo del Siglo XXI es tan pavoso que he terminado por creérmelo. Por su intermedio los ríos se han secado, las vacas ya no dan leche, los militares no defienden, la tierra se hizo baldía, los malandros viven su momento, el venezolano es despreciado, sus seguidores se han quedado sordomudos y ciegos de los ojos, y el petróleo ha vuelto al profundo foso de donde emergió..

Mostrando image001.jpg


Elogio de la pava...

Rafael Muci-Mendoza



¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?
Corintios 15:55

Tantos me han repetido que el socialismo del Siglo XXI es tan pavoso que he
terminado por creérmelo. Por su intermedio los ríos se han secado, las vacas
ya no dan leche, los militares no defienden, la tierra se hizo baldía, los
malandros viven su momento, el venezolano es despreciado, sus seguidores se
han quedado sordomudos y ciegos de los ojos, y el petróleo ha vuelto al
profundo foso de donde emergió... Y para los venezolanos la pava es cosa muy
seria; todos negamos su existencia pero todos adoptamos medidas para
mantenerla alejada de los linderos de nuestras vidas. La mala suerte,
mabita, mala sombra, guiña o pava con su cualidad de pesadumbre, parece
hacer presa de los espíritus ligeros, pero ahora, también la ha cogido con
los más fuertes... La pava macha o mabita espesa, es aquella que dura cien
años y va pasando de generación en generación, y peor aún, carece de
¨contra¨; esperemos que sea la que ahora afecta al gobierno, sobre el cual
gravita un rechazo del 85.7% de sus infelices seguidores. La pava ciriaca es
tipificada como una persistente y muy tenaz, resistente al cariaquito morao
y a la barba de jojoto. Aquiles Nazoa elevaba una plegaria suplicante,
¨Bambarito, noble amigo / prueba que tu ciencia es brava / ¡y haz algo
contra la pava / que está acabando conmigo!

La pavita de la muerte es el heraldo que anuncia las cosas muy malas que
están por pasarle a los rojos traidores del pueblo; así, que blandiendo su
guadaña les persigue el frío acero del Ángel del Abismo, o en su defecto,
alguien caerá terriblemente enfermo como ya ha ocurrido; pero resulta que no
es una sino dos avecillas: Glaucidium brasilianum y Athene noctua: unas
lechucitas rechonchas de unos 15 cm de largo, sin penachos auriculares, de
plumaje pardo con estrías blanquecinas en el pecho y el vientre, con cara de
funesto presagio, ojos soñadores, y harto pavosas. Definidas como lúgubres,
mensajeras de días de desolación y  tristeza, no tienen consideración con la
maldad, el manirrotismo ni con la mentira. Su canto juuts, juuts, juuts, es
agorero, triste y dulzón, grave, monótono y acompasado y para el cual no
valen amuletos terciados en el pecho, pepas de zamuro ni invocaciones al
Negro Miguel ni a las Tres Divinas Potencias. Desde hace días canta en un
alero de Miraflores y desde ahí aguaita miserias y temores, conspiraciones
entre amigos rojos del alma y tragares gruesos; por malaventura, es una
pavita extraviada, nadie la puso ahí, ella solita vino del Ávila de nombre
cambiado y se posó...

Aunque se dice que para ahuyentarlas y traer la suerte, el Viernes Santo a
las doce del día debe cortarse una ramita de albahaca silvestre y con un
gramo de incienso colocarla en el bolsillo izquierdo del pantalón o dentro
del bolso, el citado día está lejos y la cosa cada día está más pelúa para
ellos; en el jugo de su incompetencia, se han tragado hasta los dólares de
su cuantiosa y miserable clientela, especialmente de los jubilados. Un
pecado jamás visto... Se comieron hasta el primer maíz de los pericos... Las
descomposiciones de estómago, las agriuras, las palpitaciones, los insomnios
y los temblores con piloerección y sudor, están a la orden del día. La gente
no aguanta, la plata no alcanza, los viejitos se nos mueren de mengua, el
hampa domina, a sangre fría intoxican a los reclusos en Uribana, la
universidad ya no es universal sino parcelaria, resurge el resentimiento y
la envidia hacia el IVIC, la corrupción cunde como verdolaga y para colmo,
Dios ocupa su tiempo con el hambre y la mortalidad infantil en África...
Tremendo caos el que dejó el finado comandante, ese que ordenó comerse las
vacas gordas y ahora sólo queda el repele de las flacas. Están presos y
maniatados en la cárcel de su desolación...

Siento pena por los limosneros apostados cerca de la Iglesia de San
Francisco donde baten sus perolitas para llamar la atención de los
viandantes por el amor de Dios; ahí, cerquita de la Asamblea Nacional, donde
se bate el cobre, donde cunde la influencia y los buenos negocios, y las
comisiones se caen de maduras en sus pasillos. ¿Cómo darles tan poco como un
billete de 2, 5, 10 o 20 bolívares fuertes...? ¿Para qué les serviría...?
Muchos duermen en los recovecos del Centro Simón Bolívar apestoso a
irrespeto, a miseria, a latrocinio, a tiempo perdido, a fracaso social, a
oportunidades que no volverán... mientras por arriba las ratas pululan y
engordan.

Leyendo los caracoles, paleros y babalaos habían pronosticado que los
precios del petróleo batirían la cota de los 120 dólares, ¡Magia necia,
desbrozadora de hechos macabros y ominosas supersticiones! Tienen que leerse
y absorber la parábola de los talentos pues cavaron un hoyo en la tierra
para esconder el dinero de su Señor y aquel proclamó solemnemente, ¨Porque a
todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que
tiene se le quitará. Y a ese siervo inútil, echadle a las tinieblas de
fuera. Allí será el llanto y el rechinar de dientes¨. El descenso, tantas
veces pregonado y tantas otras desoído, es en picada y los imbéciles envían
a pazguatos y mamelucos a negociar en la OPEP: ¡Tres y una plegaria...! Eso
fue lo que les tiraron, los mandaron a cultivar la tierra que han dejado
estéril de tanta maldad y sevicia agravada. La pava que les ha caído es
recontra ultra ciriaca: el mabitógrafo de Nazoa está a reventar, registra en
pavovatios la máxima lectura...

El pajarito de Maduro no es tal, es la pavita de agorero canto que anuncia
el término de la miseria humana y para el cual la cuerda donde se anudan
piedras diversas contra el mal de ojos, azabache y corales y una imagen de
Santa Helena, la que deslumbra y hace fácil las fugas, no les servirán, no
hay contra para la ineficiencia, la vileza y el vicio...

¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?
Corintios 15:55

Mostrando image003.jpg



Para leerme pueden Seguir estos enlaces o copiarlos en la barra del
buscador:

 <https://www.tumblr.com/search/rafael+muci+mendoza>
https://www.tumblr.com/search/rafael+muci+mendoza

 <https://www.facebook.com/MuciMendozahttps://www.facebook.com/MuciMendoza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada