A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Elogio de la tragedia, o loa al corazón duro...El que se muera, bien muerto está..., parecen decir los dirigentes de duro corazón..


Mostrando image001.jpg


Elogio de la tragedia,

o loa al corazón duro...

Rafael Muci-Mendoza


El que se muera, bien muerto está..., parecen decir los dirigentes de duro
corazón..

No me estoy refiriendo a esa tragedia que nació en Grecia con las obras de
Tespis y Frínico, consolidándose con la tríada de trágicos del clasicismo
griego: Esquilo, Sófocles y Eurípides,  donde los protagonistas se enfrentan
de manera inevitable contra el destino o peor aún, contra los dioses. Un
término parecido podría ser catástrofe, definido como cualquier evento con
consecuencias graves o muy serias, que pueden ser naturales o causados por
el hombre y diría yo que también por los gobiernos totalitarios; entre sus
posibles consecuencias se encuentran las muertes, la destrucción masiva de
propiedades y los cambios drásticos, generalmente para mal, de la economía,
la sociedad y la cultura. Peor todavía, son países del tercer mundo donde no
se introducen medidas de prevención o se aniquilan las que ya existen. A
pesar de que muchas de esas naciones no cuentan o cuentan con muy pocos
recursos, el caso nuestro es paradójico, pues disponiéndose de muchos
recursos, coexisten con elevados niveles de corrupción, desorganización,
anomia y caos.

La pérdida de la institucionalidad es el cáncer de un país. El gobierno se
las ingenia para asegurarse el control de todas las instituciones de forma
tal que no tienen quien los detenga. Doquiera que uno voltea la mirada
observa con profunda preocupación, cómo hemos perdido hasta lo más básico.
Dependemos de otros países para que nos alimenten pues nada producimos. En
cuestión de salubridad, estamos muy por debajo de países africanos o de la
región que han sufrido de sed crónica de amor. Hemos visto la aparición de
nuevas enfermedades que encuentran medio propicio  para proliferar por la
ausencia de control de vectores; así, a la epidemia desatada de dengue ahora
se ha sumado la fiebre chikungunya con su correlato de discapacidad
prolongada por producir inflamaciones articulares. No hay una excusa para
explicar la explosión de la malaria, de la infección por el virus de la
inmunodeficiencia adquirida o VIH, el embarazo en adolescentes o la
obesidad, por apenas mencionar algunos. La División de Malaria fue
eliminada, el Boletín Epidemiológico Nacional fundado en 1938, dio paso una
versión oficial siempre publicado con dilación y donde las cifras se
alteran, se modifican con irresponsabilidad y son maquilladas para hacer ver
que la situación no es tan mala.

La salubridad ha sido transformada en una porqueriza, donde medran suinos y
animales de cualquier pelaje, allí ubicados más por razones de lealtad
ideológica que por sabiduría y competencia. El latrocinio y asalto a los
dineros públicos ha alcanzado su máxima expresión y el país está endeudado,
sigue endeudándose y los dineros colectados sólo sirven para alimentar más
aún el robo continuado. Los hospitales públicos languidecen y se deterioran
porque no hay nadie que los quiera, porque ahora la norma es desdeñar la
ciencia como si tratara de una disciplina amoral que el régimen está en
libertad de abandonar. Los directores son pobre gente sin ideas y no tienen
control sobre los establecimientos que regentan.

Mostrando image002.jpg

Imagínese usted en estos días de abusos y desenfrenos en el comer y el
beber. Puede o no ser un hipertenso arterial o un diabético, un chavista o
un oposicionista. Le asalta un dolor opresivo en el centro del pecho con
sensación de muerte inminente, ominoso síntoma de isquemia o falta de riego
sanguíneo al músculo cardíaco. El tiempo cuenta, si quieren salvarle el
tejido hambriento de sangre y en peligro de morirse, de necrosarse, hay que
actuar con prontitud. No hay laboratorio ni enzimas para determinar aquellas
que se liberan cuando el músculo sufre. Un cateterismo cardíaco identifica
el problema en minutos, se resuelve y al día siguiente se va usted a su
casa. Pero... no hay como realizarle el procedimiento y localizar la arteria
enferma -ausencia de catéteres, medios de contraste, equipos de rayos x que
funcionen, ni stents de diversas longitudes y calibres- Si se le realiza el
procedimiento con presteza usted se salva, en caso contrario puede ser
necesario intervenirle quirúrgicamente: seccionando el esternón se tiene
acceso al corazón y a sus arterias para realizarle puentes que lleven la
sangre al tejido mortificado. Posoperatorio prolongado y doloroso, y
posibilidad de complicaciones... Gracias a la involución del siglo XXI,
opositores y chavistas volvemos a la medicina de hace 20 o 30 años atrás.

Un ejemplo paradigmático es el Hospital Universitario de Caracas, que fuera
el más moderno y dotado de su tiempo, ahora dominado por mafias de malandros
y reposeros. Sus cuadros directivos de hoy bien formados durante la
democracia, se volvieron contra él cegados por el odio y la ideologización.
Hace dos meses  no se consigue al director. El Servicio de Cirugía
Cardiovascular respetado hasta hace pocos meses, no recibe ayuda, no hay
insumos para resolver los ingentes y complejos problemas que son su razón de
ser: Pacientes hospitalizados hasta por tres meses esperando cirugía, muchos
muertos en la espera... Para no hacer maleficencia, sus médicos decidieron
cerrarlo y muy a su pesar, dar de alta a los pacientes admitidos. Se puede
manejar un autobús, para ello no se necesita ciencia, pero no se puede
operar si no se le ofrece seguridad al médico y a su paciente. Terrible
pérdida para el país. ¿Dónde se esconden los responsables...? Esta
revolución sirvió como pasto corrupto para enriquecer a un grupo
privilegiado y arruinar al país, malgastar su hacienda, sembrar el odio y
hacer de los trabajadores zánganos intocables. El que se muera bien muerto
está..., parecen decir los dirigentes de duro corazón.

Ahora las instituciones privadas están sufriendo del mismo mal por las
carencias de insumo y la falta de divisas que sí existen para Fidel y sus
mafiosos, que se han enseñoreado por más de medio siglo, han arruinado su
país y el nuestro...

La infamia se ha aposentado en todos los estamentos del país, por ello,
serán maldecidos por el juicio de la historia.

Quiero despedirme por este año, siendo propicia la ocasión para decirles que
creo firmemente en mi país y en la parte sana que aún le queda -que es
mucha- y tengo esperanza muy fundada de que el viento de la libertad nos
llevará a un mejor destino. Les espero a partir de la primera quincena de
2015.

Que Dios les bendiga...

 


Para leerme pueden Seguir estos enlaces o copiarlos en la barra del
buscador:

https://www.tumblr.com/search/rafael+muci+mendoza

https://www.facebook.com/MuciMendoza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada