A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

domingo, 27 de octubre de 2013

Elogio de la perversión...RAFAEL MUCI-MENDOZA

Elogio de la perversión...

El cirujano de hoy día se verá obligado a extirpar toda la mama y vaciar la axila...

RAFAEL MUCI-MENDOZA |  EL UNIVERSAL
domingo 27 de octubre de 2013  
A la manera de Stalin, quienes hacen de nuestros días un largo sufrimiento, los sedientos de poder, son insensibles al dolor humano, y más aún, eligen una víctima, preparan sus planes minuciosamente, cumplen una venganza implacable y luego se van a dormir como si tal cosa; los perversos, por tanto, actúan contra el orden natural. El perverso, que significa "sumamente malo, depravado en las costumbres u obligaciones de su estado", es reo de una falta moral gravísima. En su maldad continuada se percibe un in crescendo de la perversión: Sus oídos tapiados, su boca presta a pronunciar mentiras, su inacción pasmosa, ausente el sentimiento de culpa... 

Imagine usted, respetada lectora, que un mal día se palpa un bulto en una mama. Desde hace más de tres décadas, nuestros médicos, cuando el tipo de cáncer mamario lo permite realizan una cirugía oncológica conservadora extirpando sólo el tumor para preservar la mama; luego prosigue la radioterapia -ya prácticamente en desuso en "el mar de la felicidad", nuestro país, según lo definió el culpable mayor- y la quimioterapia. Debido a la cruel situación permitida por un gobierno malvado, el cirujano de hoy día se verá obligado a extirpar toda la mama y vaciar la axila de su paciente pobre para así eliminar cualquier vestigio de tumor saltándose la radiación, que no sería necesaria en el 70% de los casos. Mujeres también, ¿no sienten algún vestigio de culpa nuestras últimas dos ministras de salud al no haber renovado los contratos de mantenimiento de los equipos de radiación?

Irresponsabilidad y maldad al extremo. Roban el dinero algunos pilotos de autos de carrera, pero no sabremos sus nombres, no habrá tan siquiera sanción moral como para tantos otros ladrones de esperanzas, tranquilidad y sosiego. 

rafaelmuci@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada