A Cora Páez de Topel Capriles

A Cora Páez de Topel Capriles
A Cora Páez de Topel Capriles, gran amiga de Aziz Muci-Mendoza, él le recordaba al compositor de mediana edad Gustav von Aschenbach, protagonista de la película franco-italiana "Muerte en Venecia" (título original: Morte a Venezia) realizada en 1971 y dirigida por Luchino Visconti. Adaptación de la novela corta del mismo nombre del escritor alemán Thomas Mann.Se trata de una disquisición estético-filosófica sobre la pérdida de la juventud y la vida, encarnadas en el personaje de Tadzio, y el final de una era representada en la figura del protagonista.

lunes, 30 de enero de 2017

Asalto al Palacio de las Academias...icono de la inteligencia del pais.


ELOGIO DE LA INTELIGENCIA


Rafael Muci-Mendoza

«Muera la intelectualidad traidora, viva la muerte»

Miguel de Unamuno, sin amedrentarse, continúa: «Éste es el templo de la
inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado
recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no
convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir
necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece
inútil el pediros que penséis en España. He dicho».

Les invito a visitar mi página web: http://rafaelmucimendoza.com o
www.rafaelmucimendoza.com



Nada menos que el día de la Divina Pastora donde cerca de tres millones de

feligreses inundaron las calles desde Santa Rosa a Barquisimeto para
expresar su fe y dar vítores a su reina soberana; sin embargo, el mal se
expresaba en otro lugar. Era previsible que un hecho como el sucedido la
madrugada del sábado 14 de enero ocurriera en el Palacio de las Academias,
no más al lado de la Iglesia de San Francisco y al frente del Capitolio
Federal, entre las céntricas esquinas de San Francisco y La Bolsa, zona
habitualmente rellena de efectivos militares, dependiente de la alcaldía de
Libertador y con presencia de grupos de desocupados tarifados que vocean
consignas de continuo en apoyo de la revolución bolivariana.

Comenté en muchas ocasiones que en algún momento las academias venezolanas,
organizaciones de pensamiento libre, serían clausuradas por el régimen

comunista y se instauraría una academia única al estilo de la Unión
Soviética y Cuba, donde sus integrantes serían designados a dedo no con base
a su sapiencia e ilustración sino a su compromiso y sumisión con el régimen
que ahoga. El Estado apoya económicamente a las academias; es su deber; el
ahogamiento económico progresivo con el fin de doblegarlas ha sido la norma
en los últimos años, pero no lo han logrado; los académicos sostenemos los
principios de individualidad, libertad y democracia.


Pero esta vez tomaron la vía rápida; esta vez los ¨colectivos¨ constituidos

por hampa común, amparados por la lenidad y con el apoyo total del régimen
asaltaron el Palacio en horas de madrugada y al favor de la falta de
vigilancia -se dice que uno de los pocos existentes había renunciado días
antes…-, que cargaron con el ¨cerebro¨ de las honorables instituciones: se
robaron todas las computadoras -cerca de 100- y artefactos electrónicos,
como monitores y videobeams, dejaron un lastimoso desorden y campantes
subieron el producto de la fechoría a un camión -al cual nadie vio- y se
marcharon impunes… Las cámaras de vigilancia del Consejo Supremo Electoral
miran hacia la impunidad…

Bien sabemos de la pobreza económica de la mayoría de la Academias; así que

es muy posible que los documentos, trabajos científicos, actas de las

reuniones, etc., no tuvieran un soporte en una ¨nube¨, o los discos externos
de apoyo no hayan sido mantenidos a buen recaudo fuera del ámbito del
Palacio, así que será un golpe muy duro de absorber, pero no debemos
desanimarnos y continuar nuestro apoyo a la libertad, las leyes y la
democracia pues,

¨Todo principio violento, tiene un fin melancólico¨

Maestro Rafael Hernández Rodríguez

Esta fórmula de asalto también ha sido vivida al menos en decenas de
ocasiones en el Instituto de Medicina Tropical ubicado en el campus de la
Universidad Central de Venezuela, donde al favor de la falta de vigilancia,
no solo se han afectado las prácticas de laboratorio de cerca 900
estudiantes de medicina sino también los paciente que acuden a consultas
externas en procura de ayuda para sus dolencias y material biológico
peligroso.

Ahora más que nunca los venezolanos radicados en el exterior deben volver su
mirada comprometida hacia estas instituciones para ayudarlas a rehacer sus
cerebros pues con los menguados presupuestos de que disponen sería
imposible. Igualmente, instituciones bancarias, ONGs, fundaciones privadas,
mediante donación de computadores fuera de uso en buen estado y otros apoyos
electrónicos podría ayudar a paliar el estropicio…

Es el juego sucio de los chavocomunistas que han asolado el país y sus
instituciones… La condena no sirve de nada, solo el 350 de la Constitución
Nacional podrá librarnos de esta larga, penosa y negra noche…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada